Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA POR EL PODER LOCAL

El pacto necesario

La escasa concentración del voto en Canarias obliga a pactos entre distintos partidos para formar Gobierno, ya, que ninguno es capaz de obtener la mayoría absoluta. En las islas se registra una excesiva oferta de partidos, y además el electorado es diferente en cada isla. En 1983, los socialistas, que poseían 27 de los 60 diputados que componen el Parlamento, tuvieron que desistir de gobernar en solitario, y enseguida optaron por ensayar un pacto de progreso con comunistas y nacionalistas de Fuerteventura (Asamblea Majorera). Así sucedió de nuevo tras las elecciones de 1987, con la aparición del denominado pacto canario de centro-derecha y nacionalistas.La alternativa al Partido Socialista Canario (PSC-PSOE) no lo ha tenido fácil en estos cuatro años. Prueba de ello es que ha habido dos presidentes centristas: Fernando Fernández, que perdió una cuestión de confianza a mitad de legislatura, y Lorenzo Olarte, que tomó el testigo hasta hoy. El CDS ha desempeñado la presidencia y la vicepresidencia, así como varias consejerías. En la coalición figuraron al principio el PP, que finalmente sería expulsado del pacto por supuesta deslealtad hacia él, y la Agrupación Herreña Independiente (pequeño partido político implantado exclusivamente en la isla de El Hierro, pero de una vital influencia como llave de eventuales alianzas).

Canarias ha sido, hasta ahora, un feudo centrista, pero los socialistas amenazan con arrebatar el Gobierno al CDS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de mayo de 1991

Más información

  • CANARIAS