_
_
_
_
LA CIUDAD VERDE

Reciclar, reciclar; ésa es la cuestión

Madrid llegará a reutifizar el 90% de su basura

Los basureros de las grandes metrópolis, como el madrileño de Valdemingómez, son el símbolo más dramático de un sistema de vida descuidado, que destruye y consume más recursos de los que sería necesario."Hace dos décadas, nadie imaginaba que la basura creciese tanto en cantidad y en calidad. En la actualidad, en Madrid, hemos pasado a producir casi un kilo diario de basura por cada habitante de esta ciudad", explica Jesús Alonso, experto en temas medioambientales.

Según los datos del Ayuntamiento de Madrid, el 40% de los residuos sólidos urbanos se compone de envoltorios y embalajes. La composición media de una bolsa de basura madrileña sería la siguiente: 22%-30% de vidrio, 26%-20% de hojalata, 16%-40% de plástico, 14%-50% de aluminio (principalmente latas desechables) y un porcentaje variable de materia orgánica.

Más información
El cubo 'múltiple'

3.700 toneladas diarias

Hasta la fecha, las casi 3.700 toneladas métricas diarias de basuras madrileñas han venido teniendo un destino principal: el gigantesco vertedero controlado de Valdemingómez, donde en menos de cinco años se ha alcanzado un punto cada vez más próximo a la saturación.

En este sentido, en medios conservacionistas se ha juzgado como "muy positiva" la actitud de la concejal de Medio Ambiente, Esperanza Aguirre, que se propone corregir definitivamente este problema. Según la estrategia ya en curso, Madrid "pasará antes de este año del tratamiento de residuos puro y simple al reciclado previsible de hasta el 90% de sus residuos (3.400 toneladas)". No obstante, un 30%-35% de los mismos resultarán todavía "técnicamente irrecuperables", por lo que serán encaminados a la nueva planta incineradora instalada en Valdemingómez, que los reducirá a cenizas. Así, en un futuro próximo, las basuras madrileñas podrán ocupar sólo un 15% del espacio que ahora requiere.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para alcanzar estos objetivos, el Ayuntamiento madrileño acaba de poner en marcha una nueva planta de extracción de fracciones plásticas y metálicas, con una capacidad de 1.700 toneladas métricas/día, reabriendo además una planta que se encontraba parada (con una capacidad para 7.500 toneladas médicas/día), que reciclará los materiales susceptibles de introducirse en el ciclo productivo y fabricará compost para la agricultura.

En la Comisión Europea se considera que Madrid "se cuenta entre las capitales europeas que mayor esfuerzo realiza para ponerse al día en el tratamiento de sus basuras".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_