EE UU presenta sus condiciones para normalizar relaciones con China

En la primera visita que un alto funcionario estadounidense, el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, Robert Kimmitt, hace a Pekín en más de, un año, Washington ha presentado tres asuntos pendientes: la proliferación de armas, los derechos humanos y el comercio, que han entorpecido y deteriorado las relaciones bilaterales cuando China las está normalizando con los demás países occidentales.

En conferencia de prensa antes de abandonar ayer la capital china después de dos días de "intensas conversaciones", Kimmitt, a pesar de no querer dar detalles de lo tratado en el Ministerio de Asuntos Exteriores chino, dejó claro que la mejora de las relaciones entre los dos países pasa por la mejora del comportamiento chino en esos tres terrenos.El presidente de Estados Unidos, George Bush, afirmó la semana pasada que desea mantener buenas relaciones comerciales con China, pero, al tiempo, prohibió la venta de componentes de fabricación norteamericana para un satélite chino. Kimmitt explicó que había "expuesto las preocupaciones de Estados Unidos, y China ha escuchado atentamente".

Por parte china, sin embargo, el ministro de Exteriores, Qian Qichen, ya se había limitado a repetir que la mejora de las relaciones pasan por- el esfuerzo conjunto y el compromiso, pero esa declaración no oculta el temor palpable en China del perjuicio que la posición adoptada por Estados Unidos puede acarrearle.

Antes del 3 de junio, debe renovar o no a China el tratamiento de nación más favorecida, y en el Congreso norteamericano, este año, parece que la oposición a la concesión de los beneficios que implica este tratamiento a China parece mas fuerte.

Washington ha adoptado recientemente una posición más firme con China respecto a los derechos humanos y el tratamiento chino a sus disidentes y algunas minorías conflictivas,, sobre todo la tibetana. Bush recibió, aunque en calidad de "líder espiritual y premio Nobel de la Paz", al Dalai Lama en abril, y Kimmitt presentó a sus interlocutores una lista de disidentes aún detenidos por su participación en el movimiento a favor de la democracia de: 1989.

En cuanto a la proliferación de armas, Washington está preocupado por las acusaciones de que China vende o ha estado vendiendo en secreto armamento e incluso tecnología nuclear a Argelia, Pakistán y otros países del Tercer Mundo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de mayo de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50