Héctor Faver ha rodado un filme sobre los saqueos de cementerios judios

El saqueo de cementerios judíos en algunas poblaciones del sur de Francia hace un año es el tema de partida del segundo largometraje del director argentino Héctor Faver, afincado en España hace 11 años, cuyo rodaje ha finalizado estos días. El filme La memoria del agua se estructura a partir de los recuerdos de un emigrante judío, papel interpretado por el actor soviético Boris Rotenstein, que antes de morir recuerda su infancia en la URSS junto a su madre y su exilio en Francia junto a su esposa y su hijo. El único momento actual del filme muestra la violación de las tumbas del protagonista y su esposa, en alusión a los hechos ocurrido en Niza y Carpentras.La película, rodada en blanco y negro en Barcelona y Gerona bajo la dirección de fotografía de Gerard Gormezano, es una producción del Grupo Cinema-Art, cuyo presupuesto es de 40 millones de pesetas. En el filme se ha utilizado material de archivo con imágenes de campos de concentración. El guión es original de Eugenia Kléber y del propio Faver, que reconoce que la trama tiene un componente de historia familiar ya que el protagonista se basa en su abuelo. A juicio de Kléber, el filme es una reflexión sobre la importancia de la memoria en la vida de los seres humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de mayo de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50