Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espaldarazo del Rey a la política de derechos humanos de Aylwin, criticada por Pinochet

El rey don Juan Carlos dio ayer un significativo espaldarazo a la política en pro de los, derechos humanos desarrollada por el presidente de Chile, Patricio Aylwin, que ha suscitado críticas del anterior jefe del Estado chileno, el general Augusto Pinochet. En su discurso en la cena de gala que ofreció ayer a su huesped en el palacio de Oriente, el monarca hizo un encendido elogio de Aylwin, quien accedió al poder hace un año, cuya figura, recalcó, "( ... )de verdadero hombre de Estado os ha granjeado el respeto de todos los chilenos y el unánime reconocimiento internacional( ... )".

Eri, sendos viajes a Santiago, el Rey y el presidente Felipe González se permitieron en 1990, en virtud de su propia experiencia, aconsejar a los chilenos que mantuviesen el consenso para consolidar su jóven democracia. Ayer don Juan Carlos se felicitó "del amplio grado de consenso entre las diversas fuerzas políticas y sociales de Chile".Aunque el primer presidente chileno que visita España insistió desde su llegada que la democracia no está amenazada en su país, el informe de una comisión que recoge 2.279 casos de asesinatos y desapariciones durante la dictadura miIitar ha provocado una airada crítica de Pinochet pronunciada ante la cúpula de unas fuerzas armadas que aún encabeza.

"Quiero resaltar", afirmó don Juan Carlos dirigiéndose a Aylwin, "la valentía" con que "ha sabido encarar el lacerante problema de la violación de los derechos humanos".

La iniciativa de crear la Comisión Verdad y Reconciliación", que elaboró el informe, "y los resultactos ya públicos de tan árdua tarea constituyen un hito fundarriental para que los chilenos puedan reconciliarse ( ... )".

En su respuesta, Aylwin enfatizó que España es a la vez "sostén y modelo". "Hacia Espalia nos volcamos en años de reciente dolor en busca de inspiración que pudiera iluminarnos en el paso a la democracia". "En ese empeño, contamos con la solidaridad del Gobierno y del pueblo españo".

Con la cena de gala, a la que no asistieron González ni su ministro de Exteriores por encontrarse en Luxemburgo, concluyó la primera jornacla de la visita oficial que empezó con un solemne recibimiento en el Pardo, prosiguió con una charla informal con el jefe del Gobierno español mantenida antes de acudir a la Zarzuela para almorzar con los Reyes.

Fue el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, el encargado de sustituir a Fernández Ordóñez como anfitrión de la delegación chilena, que incluye tres ministros de los tres principales partidos de la coalicíón gubernamental. Más comunicativo que en su puesto de ministro de Defensa, Serra aseguró que "se emocionó cuando el pueblo de Chile recuperó en las urnas el protagonismo que le corresponde".

El vicepresidente ofreció "cooperación española para modernizar los cuepos de seguridad del Estado," y mejorar su eficacia en la lucha antiterrorista. Con ese motivo el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera, acaba de visitar Chile.

Saliéndose del texto del brindis, Serra invitó a sus huéspedes a "sentirse en España como en su casa". "Busquen un momento para perderse entre nuestras gentes y digan entonces muy alto que son chilenos" para poder así comprobar con qué cariño se le acoge.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de abril de 1991

Más información

  • Narcís Serra ofrece a Chile cooperación militar y antiterrorista