POSGUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Gorbachov señala a Baker que el futuro de Sadam Husein debe ser decidido por los iraquíes

El presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, señaló ayer al secretario de Estado norteamericano, James Baker, que el futuro de Sadam Husein debe ser decidido por los propios iraquíes. Baker y su homólogo soviético, Alexandr Besmértnij, declararon a la prensa previamente que las posiciones de la Unión Soviética y Estados Unidos sobre la situación en el golfo Pérsico y las futuras estructuras de seguridad para garantizar la paz en Oriente Próximo coinciden en gran medida, aunque el segundo reconoció que en las relaciones soviético-norteamericanas sigue habiendo elementos frágiles.

Tras el encuentro, James Baker declaró en rueda de prensa que Irak violaría el alto el fuego con la fuerza multinacional si utilizaba aviones para atacar a los rebeldes. El secretario de Estado afirmó además que Gorbachov había hecho progresos en una solución pacífica con las repúblicas independentistas del Báltico.Besmértnij, quien reiteró en rueda de prensa la necesidad de la no intervención en los asuntos internos de Irak, afirmó: "Ante todo existe el deseo de ambos países [URSS y EE UU] de crear un sistema que sea lo suficientemente seguro para impedir que en el futuro surjan situaciones como la que se dio entre Irak y Kuwait". "Me parece que tenemos el mismo tipo (le ideas analíticas después de la crisis del Golfo y que las perspectivas de una solución a los problemas del Oriente Próximo son prometedoras", agregó.

Sin embargo, el jefe de la di plomacla soviética no ocultó que hay ciertos aspectos de este problema que son "preocupantes". "En particular, sería de seable que el sistema de seguridad en la región no diera la im presión de ser cerrado, que no estuviera dirigido contra nadie", señaló.

[Por su parte, Vitali Churkin, portavoz soviético de Exte riores, restó importancia a la insistencia anterior de la URSS en la necesidad de una confe rencia internacional sobre Oriente Próximo, que los estadounidenses no promueven. "Como recordarán, nuestra posición no se ha limitado a la conferencia internacional" dijo Churkin.]

Un nuevo aspecto que se trató es, según Besmértnij, "el deseo de las partes de ocuparse del problema de la disminución de la venta de armas a esta re gión, cosa que también responde a los deseos de todos". La URSS era el principal abastecedor de armas a Irak antes de la invasión de Kuwait, pero también los europeos y EE UU contribuyeron a formar el poderío bélico de Sadam Husein.

Sobre las relaciones soviético-norteamerícanas, que recientemente Gorbachov calificó de "frágiles", Besmértnij dijo que esta fragilidad ha existido siempre, pero afiadló: "Ahora tenemos una base más firme".Cartas a Yernen e Irak

El secretario de Estado se entrevistó con el presidente Mijaíl Gorbachov, al que informó de su gira por Oriente Próximo. El líder soviético también ha teriido cosas que decir, pues reciemtemente envió sendos mensajes a "un amplio círculo de líderes árabes" y es posible que entre éstos se encuentren los de Yemen e incluso Irak. Vitall Churkin, no lo desmintió ni confirmó, diciendo que continuaban los contactos.

Gorbachov, antes de empezar su reunión con Baker, dijo que la posición de la URSS con respecto a las aspiraciones de la Administración norteamericana de derribar a Sadam Husein está determinada por "la política y los principios" que han regido las relaciones entre Moscú y Washington durante la última década, y que son dos: "El reconocimiento a cada pueblo de su libertad de elección y el equilibrio de intereses".

James Baker y los dirigentes soviéticos hablaron también de los problemas del desarme. En esta segunda esfera últimamente "ha habido problemas", según reconoció el secretario de Estado. "No creo que hayamos hecho grandes progresos la noche pasada [el jueves], especificó.

Los problemas -eminentemente técnicos- se refieren tanto al acuerdo de armas convencionales, firmado en noviembre del año pasado, como al de la reducción de las armas estratégicas en un 50%, que debe ser concluido para dar la luz verde a la cumbre entre George Bush y Mijaíl Gorbachov, que fue aplazada en febrero. Sobre las armas convencionales, Occidente alcusa a la URSS de haber trasladado miles de tanques al este de los Urales y de haber transferido a laArmada, que no seincluye en el tratado, tres divisiones acorazadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de marzo de 1991.

Lo más visto en...

Top 50