Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POSGUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Irak libera a más de 1.100 civiles kuwaitíes

Kuwait City / Teherán / Bagdad

Más de 1.100 ciudadanos kuwaitíes capturados por el Ejército iraquí en las últimas semanas de la guerra del golfo Pérsico llegaron ayer a Kuwait City tras ser entregados a representantes de la Cruz Roja Internacional en la carretera de Basora, cerca de la frontera entre Irak y el emirato. Esta ciudad portuaria es escenario en los últimos días de violentos combates entre rebeldes shiíes y tropas leales a Sadam Husein, que, según una información difundida ayer por la agencia iraní Irna, se han extendido a la mayor parte de Irak.

Ayer, Radio Riad informó, en una emisión captada en Nicosia, que el comandante en jefe de la Séptirna División del Ejército iraquí, general Jaled Abed Ibrahim, "se ha pasado a los rebeldes con todas sus tropas, en un intento de derrocar al presidente [Sadam Husein]".Hambrientos y tiritando de frío, los 1.100 kuwaitíes llegaron a la capital del emirato a bordo de 20 autobuses, que les transportaron desde la frontera donde pasaron la noche del jueves al viernes. Unos 200 no encontraron sitio en los autobuses y decidieron iniciar una marcha de protesta a pie por la carretera que conduce a la ciudad de Kuwait, 120 kilómetros más al sur.

Algunos kuwaitíes relataron la pésimas condiciones higiénicas que reinan en Basora, donde no se permite la entrada a. delegados de la Cruz Roja. A la vez que insistían que la Guardia Republicana "reduce a cenizas" los edificios a los que ataca, dijeron que el agua potable está contaminada y sospechan que algunas de las personas que dijeron ver en los hospitales con fuertes diarreas puedan haber contraído el cólera, informa Robert Fisk del The Independent desde Safwan.

"No estábamos preparados para esta operación", declaró Walter Stocker, del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que pasó toda la noche en la frontera rellenando formularlos y coordinando la repatriación de los liberados. El ministro de Defensa de Kuwait, Nawaj Ahmed al Sabaj, aseguró que Irak ha admitido tener en su poder más de 6.500 ciudadanos kuwaitíes.

Uno de los liberados, Alí, de 27 años e ingeniero de profesión, explicó que estuvieron recluidos en campamentos militares al norte de Basora, en habitáculos de dimensiones reducidas. "Aunque es verdad que no nos golpearon, disponíamos únicamente de 250 litros de agua al día para 180 personas, y esto es lo que nos daban para comer", dijo mostrando un pedazo de pan duro.

La agencia iraní Irna dio cuenta de diversos testimonios de refugiados iraquíes, según los cuales la represión de la Guardia Republicana contra los rebeldes shiíes es "brutal" aunque por el momento este cuerpo de élite no ha podido sofocar la insurrección. Las fuerzas, leales a Sadam Husein habrían disparado contra los civiles que intentan huir hacia Irán a través de la carretera de Basora, en el puesto fronterizo de Chalamchej. El dirigente de la oposición iraquí Abu Maytham al Saghir afirmó ayer en Beirut que se habían producido 30.000 muertos en una semana de revuelta.

Algunos refugiados procedentes de Amara, al sur de Irak -adonde viajó ayer el vicepresidente iraquí, Ezzat Ibrahim- aseguraron que unos 10.000 hombres de la Guardia Republicana se habían pasado a las filas de los rebeldes. Irna agregó que por primera vez se registraron combates en las ciudades de Badrah y Zorbatiya, al este de Bagdad, cerca de la frontera con Irán. Las cifras de víctimas serían muy elevadas en ambos bandos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de marzo de 1991

Más información

  • La Séptima División se pasa a los rebeldes que luchan contra Sadam, según una emisora saudí