Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE condena a Irak por el 'ecocidio' del golfo Pérsico

Los ministros de Medio Ambiente de los 24 países miembros de la Organizaclón de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) reunidos ayer en París condenaron el "crimen contra la naturaleza" cometido al arrojar petróleo al golfo Pérsico y responsabilizaron del mismo a Irak. Según informó Brice Lalonde, ministro francés del Medio Ambiente, la condena de lo que llamó "este ecocidio" y, en general, de la utilización de la naturaleza con fines bélicos, fue unánime.

Los ministros de la OCDE reunidos en la capital francesa participan en una conferencia sobre La Integración de las decisiones relativas a la economía y el medio ambiente. Aunque en el orden del día de esta conferencia no figuraba la cuestión de la marea negra que contamina desde hace varios días las aguas del golfo Pérsico, todos los reunidos estuvieron de acuerdo en abordar este asunto. Los ministros, entre ellos el español de Obras Públicas y Urbanismo, efectuaron un llamamiento a Bagdad para que no vuelva a repetir este tipo de acciones.

Por otra parte, el grupo de expertos de la Comunidad Europea en la lucha contra la contaminación marina ha desaconsejado el incendio del petróleo vertido en el golfo Pérsico o su dispersión por elementos químicos o bacterias. Los expertos creen que lo mejor es eliminar en lo posible la mancha por procedimientos mecánicos, situando barreras flotantes para concentrarlo. También han señalado que el vertido no afectará a las plantas de agua potable saudíes y que la cantidad de petróleo vertida es de 1,2 a 1,5 millones de toneladas.

El petróleo vertido es del tipo Kuwait, de una densidad de 0,87. Por sus características se estima que se evaporará hasta un 40% durante la primera semana y que al emulsionarse contendrá entre un 60% y un 80% de agua. Esto significa, según los expertos, que el volumen final de líquido contaminado a recuperar es mucho mayor que el de origen y que su mayor viscosidad dificultará su recogida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 1991