Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Exodo saudí hacia La Meca y Medina para huir de los ataques iraquíes con misiles Scud

Los miles de saudíes que desde que comenzó la guerra huyen del alcance de los Scud iraquíes hacia La Meca o Medina confían más en el comedimiento religioso de los artilleros de Sadam Husein que en la eficacia de los misiles Patriot estadounidenses. El 50% de los habitantes de Riad ha abandonado dicha ciudad, y Dahran y otras localidades orientales se despueblan también en un éxodo que busca, a más de 1.000 kilómetros de distancia, el abrigo de la ciudad donde nació Mahoma y la protección del segundo lugar santo del islam. Varios Patriot interceptaron anoche un misil iraquí Scud sobre Riad, que cayó a unos 20 kilómetros al sur de la capital saudí.

Todo comenzó la semana pasada cuando una persona resultó muerta y varias heridas al con seguir sortear un Scud la barrera antimisiles aliada y acertar el proyectil en un edificio oficial de Riad, la capital de Arabia Saudí, que cuenta con 1.200.000 habitantes. El miedo hizo presa en los saudíes y las familias más temerosas comenzaron su desplazamiento hacia las provincias occidentales de Arabia Saudí. Pretextando su condición de conductores, en un país donde las mujeres no pueden conducir, muchos maridos tomaron raudos el volante y acompañaron a sus esposas e hijos en un viaje del que todavía no han regresado.Del miedo al pánico

El miedo en no pocas ocasiones ha cedido espacio al pánico. Ayer a las dos y media de la madrugada una falsa alarma despertaba a los clientes del hotel AlKhozama, en la capital. En la segunda planta, los huéspedes occidentales que salieron al pasillo sufrieron un sobresalto mayor que el provocado por la sirena del establecimiento: una forma negra embozada de pies a cabeza y supuestamente perteneciente al sexo femenino volaba por el pasillo emitiendo angustiosos gritos e inteligibles expresiones.

Asemejando a una quesera en movimiento iba y venía con el embozo en volandas. Su marido, plantado en la puerta de la habitación en calzoncillos y camiseta, aconsejaba sosiego a su consorte tras haberse comprobado la falsedad del aviso.

Las autoridades de Dahran han pedido calma a la población y el vicegobernador de esta provincia próxima a la frontera con Kuwait subrayaba en un vano intento tranquilizador que el ruido de las explosiones nocturnas proviene más de los Patriot salvadores que de los Scud atacantes.

Los que no pueden huir

El comandante Mohamed Mufrih, segundo en las operaciones de defensa civil, serenaba por su parte a quienes no duermen pensando en un bombardeo de gas venenoso. "Gracias a Alá nuestro país está a salvo de ataques químicos y las bombas que alcancen nuestro territorio tendrán efectos limitados, ya que sus cabezas podrán portar poco explosivo de esa naturaleza".

Quienes no han podido huir han sido los trabajadores indios, paquistaníes o malaisios; y quienes no han querido salir de Riad son los destacamentos de la policía religiosa, mutawa, cuyas fustas no respetan edad ni condición de las pantorillas de las pecadoras. La embajadora danesa, que fumaba dentro de su coche oficial, tuvo la semana pasada que apagar rápidamente el cigarrillo cuando uno de los agentes del Ministerio de Protección de la Virtud y Persecución del Pecado blandió el azote a su paso y otro hizo amago de descalabrarla con una piedra. El Ramadán comenzará el próximo marzo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 1991

Más información

  • El 50% de los habitantes de Riad ha abandonado la ciudad