Una empleada demanda a Galerías Preciados por discriminación sexual

María José Gallardo, de 36 años, vendedora de Galerías Preciados en Valencia, ha demandado a su empresa al estimar que es discriminada por razón de sexo en la vestimenta de trabajo. Los vendedores masculinos perciben una cantidad anual para su vestuario, que no cobran las empleadas, que además se ven obligadas a llevar uniforme.

Un juez decidirá mañana sobre la demanda de María José, que pertenece al comité de empresa después de ser elegida en las últimas elecciones sindicales, en las listas de la UGT.La demanda laboral presentada por María José Gallardo, que comenzó a trabajar en Galerías Preciados en agosto de 1977, asegura que la demandante ostenta la categoría de vendedora que desarrolla "en contacto directo y permanente con el público", cobrando el salario que tiene estipulado conforme al convenio estatal de grandes almacenes.

Esta empleada afirma que el personal masculino de la empresa percibe la cantidad anual de 60.000 pesetas "para adquirir o elegir a su gusto dos camisas, dos pares de zapatos, dos corbatas y un pantalón". Los vendedores varones pueden usar este vestuario tanto en el trabajo como fuera de él y, además de que queda de su propiedad, están facultados para acudir al trabajo con otras prendas de vestir que no hayan sido las adquiridas con los vales de la empresa "respetando un cierto estilo de vestir que comúnmente se conoce como a la europea".

El abogado de la empleada afirma en la demanda que la Constitución Española, en su artículo 35 reitera "la prohibición de discriminación por razón de sexo, como así lo establece también el Estatuto de los Trabajadores, cuya tutela es ampliada a los convenios colectivos y a actos unilaterales del empresario".

El uso del uniforme obligatorio para las empleadas de Galerías supone otro tipo de discriminaciones añadidas, según afirma María José Gallardo. "El uso de uniforme que se nos impone exige el paso obligatorio por los vestuarios. Con una media de siete minutos para cambiarse cuatro veces al día, cinco días por semana, cuatro semanas por mes, 11 meses por año y durante 13 años que llevo trabajados, se alcanza la cifra de 1.334,66 horas, es decir casi un año de trabajo no remunerado".

El Institut Valenciá de la Dona dirigió hace escasas semanas una carta a la dirección de Galerías Preciados mostrando su interés y preocupación por la demanda laboral presentada por María José Gallardo. Portavoces del Institut de la Dona aseguraron ayer a este periódico que no habían recibido contestación de la empresa y dijeron que asistirían a la vista oral presentada en un juzgado de lo social de Valencia. Por su parte, la delegada de UGT reiteró el apoyo sindical a la trabajadora y precisó que esta central apoyará todas las iniciativas individuales contra la discriminación por razón de sexo en los grandes almacenes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 06 de enero de 1991.

Lo más visto en...

Top 50