Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PNV y EE exigen al PSE-PSOE un amplio compromiso autonómico para formar Gobierno

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) y Euskadiko Ezkerra (EE) firmaron ayer en Ajuria Enea un programa básico de gobierno de claro contenido autonomsta, sobre los mismos pilares que el PSOE rechazó durante la negociación del bipartito. Presencia en las empresas públicas estatales, asunción de los coeficientes de las cajas, el lnem y la gestión del régimen económico de la Seguridad Social fueron calificados ayer por el portavoz penetivista, Juan Ramón Guevara, como principios básicos, "a los que", dijo, "no vamos a renunciar". El PSE-PSOE y Eusko Alkartasuna deberán tomarlos como propios en su interpretación del estatuto para poder formar parte del próximo Ejecutivo.

El programa de PNV y EE vuelve a poner sobre la mesa los principales escollos de la negociación frustrada entre el PNV y el PSE, e incorpora elementos de fácil asunción por parte de EA: La corrección de deficiencias en la aplicación de la Ley de Territorios Históricos, una de las causas de la escisión del PNV, y completar el marco institucional interno. Aspecto éste en el que EA ha hecho hincapié durante la tercera legislatura.El preámbulo del acuerdo suscrito por PNV y EF, con el análisis de la situación, y los objetivos básicos de actuación para los próximos cuatro años, fue remitido ayer al resto de los partidos por orden de representación parlamentaria.

José Luis Marcos Merino, portavoz del PSE-PSOE, manifestó ayer: "Si el acuerdo para la formación de gobierno suscrito por el PNV y EE, tal como está, es para firmar, nosotros no vamos a firmar".

PNV y EE justifican el carácter autonomista del programa, que definen como "fortalecimiento del autogobierno en el marco del Estatuto", por los retos que tiene planteados la sociedad vasca para los próximos años, con la entrada en la Comunidad Europea (CE1), precisamente en un período de recesión económica. Esta es la razón por la que las medidas más importantes son de carácter económico. Precisamente las mismas que el PNV planteó al PSE durante la primera fase del proceso y acabaron con la ruptura de las negociaciones. El portavoz del PNV, Juan Ramón Guevara dijo ayer: "Si hubo una alternativa claramente preferencial para el PNV, el bipartito con PSE, y una de los aspectos fundamentales era el interés del PNV en que quedaran reflejadas una serie de cuestiones dentro de un programa de gobierno para los próximos cuatro años, ahora es muy difícil modificar sustancialmente esas posiciones que al menos aparentemente han el acuerdo anteriormente".

Los partidos de Xabier Arzalluz y Juan Maria Bandrés consideran un objetivo central para la próxima legislatura la transferencia del Instituto Nacional de Empleo, y la del régimen económico de la Seguridad Social. Dentro del capítulo socioeconómico, consideran de especial interés la articulación de mecanismos que permitan a la Comunidad Autónoma participar en los órganos de decisión que puedan afectar al futuro de la actividad económica de las empresas del sector público estatal en el País Vasco, así como el mantenimiento de sus puestos de trabajo. El acuerdo pone como ejemplo de autogestión económica la asunción de los coeficientes de caja de las cajas de Ahorro y cooperativas de crédito, que obligaría a la creación de un banco central en el País Vasco, en coordinación con el Banco de España. Este hecho permitiría "poner al servicio del sector público vasco un importante volumen de recursos financieros". Ambos, PNV y EE, exigen el compromiso de la administración central en aquellos ámbitos de su competencia como infraestrucuras, desarrollo industrial, tecnología, medio ambiente y presencia en los ámbitos europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 1991

Más información

  • El régimen económico de la Seguridad Social figura como pieza básica del programa