Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Paz, pan y tierra'

La semana pasada, Gorbachov abogó por una propiedad privada limitada que funcione como complemento del sector estatal. Ante representantes del mundo de la cultura, el líder se declaró un "socialista convencido", y citó sus recientes conversaciones con el jefe del Gobierno español, Felipe González, como testimonio de que la idea del socialismo "está viva".Diputados conservadores del Parlamento de la URSS, que integran un grupo llamado Soiuz (Unión), dieron a Gorbachov un ultimátum de un mes, que concluye el 17 de diciembre, para controlar la situación.

La presencia ayer de Anatoli Lukiánov en una reunión de Soluz prueba que el Kremlin da importancia a este sector parlamentarlo, que cuenta con numerosos militares en sus filas. Lukiánov exhortó a los presentes a no deslizarse hacia la derecha. Detrás del problema de la propiedad de la tierra está, ciertamente, el de la capacidad de la URSS de alimentar a su propia población. Ayer, el primer ministro Nicolái Rizhkov anunció que el país deberá importar el próximo año cereales, azúcar, carne, aceite vegetal y productos lácteos para asegurar la alimentación de la población.

Rizhkov no se refirió ayer a las importaciones de choque para resolver la coyuntura alimentaria, sino que mencionó un plan más estratégico para el conjunto del año.El aprovisionamiento de alimentos producidos en la propia URSS ha sido ineficiente en el pasado, pero este año se ha agravado sensiblemente a pesar de haber logrado una cosecha récord de cereales. El aprovisionamiento de alimentos alemanes llega al país en respuesta a una solicitud del presidente Gorbachov durante la conferencia de 34 naciones en París.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 1990