Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido el nuevo "cuponazo" de la ONU

Organización Nacional de Ciegos Españoles ha suspendido el lanzamienio del nuevo cuponazo, previsto para el sorteo de mañana, viernes 5 de octubre. Para ello alega "circunstancias imprevistas" aunque fuentes de la Administración confirmaron que la ONCE no disponía ayer del permiso preceptivo del Consejo de Ministros. El proyecto subía de 100 a 200 pesetas el precio de la participación de los viernes, y de 100 a 150 millones de pesetas, el primer premio.

Un portavoz de la organización de los ciegos españoles se limitó ayer a explicar que "por circunstancias imprevistas" el nuevo cupón de los viernes no se pondrá a la venta, y añadió que la ONCE lamenta los inconvenientes que este hecho pueda causar". Sus afiliados fueron informados ayer de esta decisión, así como de¡ mantenimiento del sorteo de¡ viernes en las condiciones habituales.Según ha podido confirmar este periódico, la ONCE no dispone del permiso que debe otorgar el Consejo de Ministros para este tipo de modificaciones. En el momento de cerrar esta edición, la organización de ciegos no aclaró si no tenía el permiso porque se lo habían denegado o porque no lo había solicitado correctamente.

El hecho es que el primer anuncio en prensa del nuevo cupón se realizó el martes dos de octubre, tres días antes del inicio de su venta y tres después de la última reunión ministerial que en teoría podía aprobarlo. El Consejo General de la Organización Nacional de Ciegos analizaba ayer la situación, y declinaron hacer cualquier tipo de manifestación sobre el imprevisto. La lotería que promueve esta entidad se encuentra bajo la supervisión de los ministerios de Hacienda, Interior y Asuntos Sociales, este último, miembro a su vez del Patronato de la ONCE.

1.800 millones de recaudación

El nuevo cupón, previsto para este viernes, mantenía inalterada la cuantía del resto de los premios, es decir, 50.000 pesetas para los billetes de cuatro aciertos, 5.000 para los de tres; 500 para los de dos y 100 para los de un acierto.

Con esta innovación la ONCE pretendía potenciar el volumen de negocio, justo en el día de la semana de máxima aceptación y ventas. El cupón de los viernes consigue recaudar entre 1.800 y 2.000 millones de pesetas, frente a los 900 a 1.000 millones que ingresa el resto de la semana. La recaudación bruta durante 1989 se elevó a 250.000 millones de pesetas, la mitad de los cuales se reparte en premios.

Las fuentes consultadas de la ONCE estiman que el incremento de la participación de los viernes en un 100% no se traducirá en una doble recaudación, valorando el porcentaje de jugadores que presumiblemente se retraerán ante la subida del precio de¡ cupón.

Un sueño

El proyecto de la ONCE ha venido precedido por una campaña publicitaria bajo el lema: Si tienes un sueño, persíguelo, que se ha visto reforzada desde el pasado sábado con el anuncio de la subida en el precio de los cupones . El texto prometía "el doble de besos, de abrazos, de felicidad". "El próximo viernes muchas ciudades serán una fiesta", anunciaba, "porque ahora, todos los viernes, el cupón de la ONCE cuesta 200 pesetas y, por eso, trae el doble de dinero en premios. Y, además, un cuponazo de 150 millones".

La campaña, diseñada por la agencia Slogan, incluía la difusión de tres anuncios consecutivos en prensa durante toda la semana previa a al sorteo del nuevo cupón. Pero solo llegó a publicarse el primero, el pasado martes dos de octubre, ya que todo el despliegue publicitario fue retirado el mismo día. A partir de hoy se reanuda su distribución aunque con las características tradicionales del cupón de los ciegos.

La ONCE ha rehusado informar sobre el coste de lanzamiento del nuevo producto. El pasado año la cantidad invertida en publicidad por esta entidad rondó los 2.500 millones de pesetas, sin contar la inversión que realiza la Fundación ONCE para minusválidos no ciegos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de octubre de 1990

Más información

  • El premio ha sido presentado con una gran publicidad sin el permiso del Consejo de Ministros