Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL GOLFO

La ONU decretará el embargo aéreo contra Irak

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobará antes del fin de semana la octava resolución condenatoria de Irak por su invasión de Kuwait, ampliando el actual embargo comercial al tráfico aéreo de mercancías con destino a territorio iraquí, según informaron ayer fuentes diplomáticas occidentales de la organización internacional. Entretanto, de acuerdo con cifras reveladas por el Pentágono, Bagdad ha incrementado considerablemente sus efectivos en hombres y material acorazado en Kuwait, en una acción destinada a detener a toda costa cualquier intento norteamericano de forzar su retirada de¡ emirato.

Los embajadores de los cinco miembros permanentes del Consejo -Estados Unidos, Unión Soviética, Reino Unido, Francia y China- alcanzaron en la madrugada de ayer un acuerdo de principio sobre un nuevo proyecto de resolución para incluir el tráfico aéreo de mercancías en la panoplia de sanciones económicas impuestas a Irak por las Naciones Unidas en la resolución 661.Las negociaciones a puerta cerrada para conseguir la aprobación del resto de los miembros del Consejo al nuevo texto se prolongaron durante todo el día de ayer y, según fuentes diplomáticas occidentales, una convocatoria oficial del alto organismo podría tener lugar hoy o mañana.

El embajador soviético, Yuli Vorontsov, declaró que tenía la esperanza de que la resolución "sea adoptada en torno al fin de semana". Como en otras resoluciones anteriores, las voces discordantes son las de Cuba y Yemen.

Versión edulcorada

El proyecto de resolución no se conoce oficialmente, pero parece ser una versión edulcorada de un borrador enviado el lunes a los miembros permanentes por el embajador norteamericano, Thomas Pickering.

Según han revelado a este periódico fuentes occidentales que han tenido acceso al texto, el borrador no contempla la interceptación de aviones de pasajeros con destino a Irak, sino sólo la de aeronaves de carga. [Las líneas aéreas iraquíes vuelan los sábados entre Madrid y Bagdad en sendos viajes de ida y vuelta].

Se trata de pedir a los Estados miembros, y sobre todo a los que tienen corredores aéreos con destino a Irak, que nieguen a esos aviones de carga el derecho de sobrevuelo y aterrizaje en sus respectivos territorios.

Los permisos de sobrevuelo sólo se concederían a aquellos aviones que aceptasen voluntariamente aterrizar en un aeropuerto previamente designado, con el fin de someterse a una inspección voluntaria de su cargamento.

El texto de la resolución contempla igualmente la extensión del embargo naval a los mercantes iraquíes fuera de la zona del Golfo, con el fin de impedir que Irak pueda ofrecer los servicios de su flota mercante a otros países y obtener unos pingües beneficios con el producto de los fletes.

Otro punto del proyecto de resolución, destinado a frustrar cualquier intento de burlar las sanciones, se refiere a los intercambios que Irak pudiera mantener con agencias especializadas de la organización internacional, tales como la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La resolución pretende poner fin a cualquier intercambio que Irak pudiera mantener con cualquiera de sus agencias especializadas.

Entretanto, en Washington, el Pentágono ha informado de que Bagdad ha desplegado otros 95.000 hombres en Kuwait y en el sur de Irak en los últimos 10 días, con lo que los efectivos iraquíes en la zona ascienden a 360.000 hombres.

Igualmente, los satélites espías norteamericanos han detectado el despliegue por Irak de 600 nuevos tanques en la misma región, con lo que el total de tanques asciende a 2.800.

Según los analistas militares norteamericanos, los refuerzos en hombres y armas enviados por Bagdad no representan por el momento una amenaza ofensiva contra Arabia Saudí, sino que son interpretados en Washington como una muestra de la decisión iraquí de defender con uñas y dientes sus posiciones en Kuwait en, el caso de que se produzca un intento por parte de Estados Unidos y sus aliados de forzar su salida del emirato.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, en unas declaraciones a la cadena televisiva ABC, se mostró dispuesto a intentar una nueva gestión mediadora con el presidente iraquí, Sadam Husein, siempre que obtenga seguridades de que Irak muestra alguna flexibilidad en su posición sobre su anexión de Kuwait.

[Varios congresistas demócratas aprovecharon, el pasado martes, una comparecencia ante un subcomité de la Cámara de Representantes del secretario de Estado adjuntó para Oriente Próximo, John Kelly, para afirmar que la falta de "mano dura" de EE UU con Irak dejó la vía libre para la invasión de Kuwait, informa Efe].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de septiembre de 1990

Más información

  • El Pentágono afirma que Bagdad envía más hombres y material acorazado a Kuwait