Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conservador del Museo Nacional de Kuwait teme que haya sido saqueado

Expertos en arte de Estados Unidos y Europa temen que una de las más renombradas colecciones de arte islámico, Dar al Athar al Islamiyyah, en el Museo Nacional de Kuwait, pueda haber sido destruida o saqueada por las fuerzas de ocupación iraquíes. Las informaciones sobre el destino de las 20.000 piezas de la colección son confusas; su conservador, Ghada Qaddumi, ha citado un informe del emir en el que se da por hecho el posible saqueo.

Al mismo tiempo, el agregado de prensa en la Embajada de Kuwait en Washington, Ali Al Sabah, dijo: "Todas las piezas de valor del museo han desaparecido; todo ha sido saqueado". Al Sabah citó a un testigo no identificado de Kuwait como informador sobre el destino de la colección, aunque miembros de la Embajada de Kuwait en Londres no pudieron confirmar estos datos.Miembros de las embajadas de Irak en esta ciudad y en Londres dijeron que no tenían informaciones sobre el destino del museo. Pero representantes del Gobierno kuwaití y el conservador de la colección declararon que el grueso de ésta puede no haber sobrevivido a la toma iraquí del poder el pasado 2 de agosto. Irónicamente, la invasión se desarrolló justo dos semanas después de que una pequeña parte de la colección de arte saliera de Kuwait con destino a Europa y América en una gira iniciada el 6 de agosto en el Ermitage de Leningrado.

Ghada Qaddumi, conservador de la colección Dar Al Athar Al Islamiyyah, dijo desde Chipre: "Hemos leído en los periódicos árabes que el emir de Kuwait mandó un telegrama a una conferencia islámica denunciando la destrucción. El emir decía que todo ha sido saqueado y pirateado, bancos, escuelas, hospitales y también Dar Al Athar Al Islamiyyah. Es algo que me llena de tristeza y no quiero creerlo".

Pero también hay quien duda de que los iraquíes hayan pirateado una colección tan importante. El conservador británico de arte Kirsty Norman estuvo en Kuwait supervisando el envío de los objetos que viajaron a la Unión Soviética. "La última vez que vi el museo fue el 31 de agosto", dijo Norman desde Londres, "cuando pasé en coche por delante del edificio. No parecía que hubiese sido dañado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de septiembre de 1990