Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL GOLFO

Los padres piden que vuelvan los soldados si hay guerra

Grupos de pacifistas se agolpaban junto al muelle en Cartagena a la vez que muchos de los familiares de los marineros de reemplazo mostraban su indignación por no haber recibido durante esta semana ninguna información directa del Ministerio de Defensa. Algunos habían viajado desde Barcelona durante toda la noche en varios autocares fletados por la coordinadora de padres formada en la capital catalana.Dos de ellos, José Parra y Arturo Ricart, entregaron un escrito antes de la despedida en la capitanía General de Cartagena, en el que exigían que los marineros embarcados durante su servicio militar "sean inmediatamente repatriados" si estallara un conflicto bélico.

Tras hacer responsables a las Fuerzas Armadas y al Gobierno de lo que pueda ocurrir a sus hijos, los padres catalanes solicitan también en su carta que los marineros sean licenciados al término de la misión "para compensar en cierta medida el alto riesgo sufrido".

Ausencias criticadas

La ausencia de representantes de alto nivel del Gobierno en la despedida de las corbetas enfureció a los padres, que pedían insistentemente que los hijos del presidente del Gobierno y de los ministros acompañaran a sus hijos en la expedición naval.

"Como padre, creo que tenía que haber alguna representación del Gobierno dando la cara", decía Juan José Romera. La novia de uno de los marineros de la Cazadora abundaba en lo mismo: "Es una vergüenza. Al menos podían haber tenido el detalle de presentarse aquí a explicar algo a la gente".

Las duras críticas eran compartidas también por algunos familiares de los marineros que proceden del voluntariado especial. Encarna Sánchez Cánovas no hacía caso a aquellos que le recomendaban silencio: "El Gobierno ha hecho una canallada de las más grandes". Las explicaciones oficiales de Defensa, difundidas a través de los medios de comunicación han encontrado el escepticismo y la incredulidad entre los familiares.

Arturo Ricard, uno de los padres que ha desarrollado una actividad más intensa pidiendo responsabilidades al Gobierno, criticó declaraciones anteriores de un portavoz de Defensa que afirmaba que en las tripulaciones de los barcos holandeses y belgas destinados al Golfo también había marineros cumpliendo el servicio militar: "Lo que se calló ese señor por televisión es que esos marineros se habían presentado voluntarios, no como aquí. La cosa cambia muchísirno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de agosto de 1990