El honor profesional y la cobardía razonable

Cuando se le pregunta a Míjail Umanets que le llevó a aceptar el cargo de director de la central nuclear de Chernóbil, su primera reacción es de perplejidad. Y tras pensárselo un poco, responde: "Es difícil de explicar, pero considero que es un honor profesional, igual que para un militar es un honor defender a su patria".Un honor que no parece merecer el respeto de la opinión pública soviética, según Umanets. "El 80% de la población está radicalmente en contra de la energía nuclear. En el Kremlin se está elaborando ahora la ley sobre energía nuclear y el nuevo plan energético de la Unión Soviética, y ambos documentos están siendo un parto muy doloroso, debido a esa oposición de la opinión pública".

Más información

Umanets asegura que todos los reactores defectuosos de la URSS se han reconstruido mediante un amplio programa estatal y ahora considera imposible que se produzca un accidente como el de Chernóbil, "aunque sí pudiera haber fugas radiactivas", reconoce. Este orondo ucraniano de Kazajstan señala que a él no le importaría vivir en el entorno de Chernóbil, pero, recalca, sin sus dos hijos. "No temo a la energía nuclear, pero soy un cobarde razonable. Sí temo en cambio que se violen las reglas del trabajo en la energía nuclear, como temo cruzar la carretera con un semáforo en rojo, que es lo que hicimos en Chernóbil".

Umanets afirma que aún no se ha encontrado una alternativa a la energía nuclear y, defiende su uso pese a los horrores que ha visto: "En ciertas zonas de Chernóbil se puede vivir un año o dos y sufrir un dosis de radiación menor que la que se sufre volando entre Madrid y Moscú, y se ha comprobado que los escapes radiactivos en las pruebas nucleares producen más radiactividad que la originada en Chernóbil". Y muestra un estudio realizado por un organismo de EE UU en el que se dice que las actividades que más acortan la vida de las personas son la soltería, en 3.500 días y fumar cigarrillos, en 2,250 días. El director de Chernóbil afirma con humor que no duda de la verdad de estos datos: "Son cifras americanas y me tengo que fiar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de agosto de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50