La NASA descubre la causa del fallo del telescopio 'Hubble'

Investigadores de la agencia espacial estadounidense (NASA) anunciaron ayer haber descubierto lo que parece ser la causa principal del mal funcionamiento del telescopio espacial Hubble: un error de cerca de un milímetro en el aparato óptico que sirve de guía al principal espejo del telescopio.El error, considerado enorme para un sistema óptico tan complejo, fue descubierto el pasado miércoles durante unas pruebas realizadas en la planta de construcción del espejo y se trata, según los científicos, de un fallo de fabricación y no de un defecto de diseño.

Semejante problema arruina la gran ventaja del Hubble, que al estar situado más allá de la atmósfera debe obtener imágenes más nítidas que los telescopios terrestres. Estados Unidos ha invertido 150.000 millones de pesetas en este proyecto, en el que también ha participado la Agencia Espacial Europea.

El flisico William G. Fostie, que ayudó a supervisar la construcción de los espejos del Hubble, declaró ayer: "Me siento aliviado. La incertidumbre era casi tan mala como el propio fiasco". El astrónomo Daniel J. Schroeder afirmó que el descubrimiento era capital para corregir los problemas del telescopio: "Significa que los diseñadores de los instrumentos de segunda generación del telescopio podrán indicar con toda precisión lo que se necesita hacer".

A partir de ahora, este conocimiento de la distorsión del espejo del Hubble permitirá construir mejores lentes correctoras para el telescopio y los técnicos de la NASA confían en que en 1993 los astronautas de una lanzadera espacial puedan reparar estos instrumentos.

El error fue descubierto en un aparato óptico que causa un efecto llamado aberración esférica. Consiste en una distorsión en el espejo principal del Hubble, que hace que la luz de las estrellas en lugar de concentrarse en un punto del espejo se difunda por todo él, produciendo imágenes borrosas de forma parecida a la visión de un miope.

La historia del telescopio espacial Hubble ha estado jalonada de recortes presupuestarios, retrasos en su puesta a punto y problemas técnicos. Poco después de su puesta en órbita el pasado 5 de abril se detectaron fallos de distinta índole: vibraciones de su estructura, que afectaban a la calidad de las imágenes; pérdidas de memoria de las computadoras de a bordo y, lo más importante, el defecto localizado ahora en su espejo principal. Los dos primeros problemas se pueden corregir desde la Tierra enviando nuevos soportes lógicos al sistema informático del telescopio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de agosto de 1990.

Lo más visto en...

Top 50