Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL GOLFO

El presidente turco, Turgut Ozal, atrapado entre dos fuegos

Turquía se encuentra entre dos fuegos. El presidente norteamericano, George Bush, llamó el viernes a su homólogo Turgut Ozal para pedirle que se una a Occidente en las sanciones contra Irak y cierre el oleoducto que pasa por Turquía y conduce más de la m'tad de las exportaciones de crudo iraquí hasta el Mediterráneo. Ayer, el viceprimer ministro del Gobierno de Bagdad, Taha Yasin Ramadan, viajó a Ankara para recordarle a Ozal la importancia de sus relaciones bilaterales y las perspectivas de desarrollo".La decisión de Ozal pondrá en evidencia hacia dónde se inclina la balanza que tan dificilmente trata de equilibrar. Los dirigentes turcos se debaten entre el ferviente deseo de entrar de pleno en Occidente -Turquía es miembro de la OTAN y ha solicitado su ingreso en la Comunidad Europea- y sus compromisos con el mundo islámico -la absoluta mayoría del país profesa esta religión.

La agencia oficial turca Anatolia se ha limitado a dar cuenta de los contactos de Ozal con Bush y con el presidente francés, François Mitterrand, de un lado, y con Ramadan de otro. Ramadan entregó a Ozal un mensaje del presidente iraquí, Sadam Husein. El cierre del oleoducto de Turquía estrangularía irremediablemente la economía iraquí, cuya mala situación se encuentra en los orígenes de la invasión de Kuwait.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de agosto de 1990