Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL GOLFO

Las tropas de Husein liquidan los últimos focos de resistencia

ENVIADA ESPECIALEl ejército iraquí consumó ayer su marcha arrolladora sobre Kuwait. En menos de 36 horas, sus hombres controlaban la capital y los importantes puertos de Mina al Ajrnadi y Chuaij, por donde ese pequeño país del Golfo saca al exterior su petróleo. La resistencia kuwaití fue notoria a lo largo de toda la mañana, pero conforme caía el día se apagaban los últimos focos. Anoche la situación era de calma tensa en todo Kuwait, si bien de vez en cuando se escuchaban algunas detonaciones.

Irak ha encontrado más resistencia de la que esperaba. Durante la noche del jueves al viernes se vio obligado a enviar un nuevo contingente de tropas, que fue a sumarse a los más de 60.000 soldados que, apoyados en unos 400 tanques y dos escuadras de bombarderos Mirage, invadieron Kuwait a última hora del miércoles. Los expertos aseguran que en la actualidad debe haber en Kuwait unos 100.000 soldados iraquíes para doblegar a un ejército de poco más de 20.000 hombres y sin experiencia en el campo de batalla.

Artillería

La artillería iraquí disparó ayer sin contemplaciones hacia el puerto de Al Ajmadi, al sur de la capital. Kuwait es el único país del Golfo que ha desarollado plenamente la industria petrolera, y precisamente en ese puerto se encuentra una de las mayores refinerías del mundo.

Por Al Ajmadi sale casi un 80% del petróleo kuwaití. De ahí que el ejército iraquí, nada más hacerse con la capital, se dirigiera hacia este puerto, pese a que en la base militar situada al norte de la ciudad de Kuwait se ubicaran los principales focos de resistencia.

A media tarde de ayer se hizo el silencio sobre la emisora que seguía resistiéndose a los invasores y pedía a la población valor y coraje para enfrentarse al enemigo. Nadie sabe bien desde dónde lograba lanzar al aire sus mensajes. Hay quien dice que lo hacía desde el otro lado de la frontera entre Kuwait y Arabia Saudí. Sus canciones patrióticas y sus llamamientos al mundo árabe y a la comunidad internacional para que obligaran a Irak a retirarse de Kuwait enmudecieron de repente. Kuwait permanece aislado del mundo exterior. Sólo las agencias internacionales con oficinas en Kuwait City, que transmiten por sus propias líneas de comunicación, sirven de nexo con el extranjero.

"Debido a los problemas surgidos en Kuwait, han quedado interrumpidas las líneas telefónicas. Esperamos restablecerlas lo antes posible", canta una cinta magnetofónica cada vez que se trata de telefonear.

La confusión es total en cuanto al número de muertos y heridos. Las cifras que se barajan van desde las decenas a los centenares de muertos. De lo que sí hay constancia es de la muerte del hermano menor del emir, Fahd al Ahmad, durante el sitio del palacio de Dasman.

[EE UU espera que el Gobierno iraquí Informe sobre la situación de al menos catorce ciudadanos norteamericanos desaparecidos tras la invasión, según el portavoz de la Casa Blanca, Marlin Fitzwater, informa Efe].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 1990