Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NOCHE DE LA 'AMBICIÓN RUBIA'

Los diseños de Gaultier

En octubre del año pasado llegó una carta al estudio-taller de Jean-Paul Gaultier. Escrita de puño y letra por Madonna, estaba repleta de dibujitos y croquis con flechas y anotaciones. "La Vierge en personne", como la llama Gaultier, le pedía al creador el diseño de su vestuario para la gira mundial.Cuando Madonna. no era tan famosa se hacía la ropa ella misma. Cortaba de aquí y de allá y unas medias agujereadas le servían de ínfima camiseta. Enseguida llegó su fascinación por el encaje y los velos de beata. Y una vez en el escenario puso de moda el sujetador visible, las transparencias, los crucifijos como bisutería y el doble tirante: el del vestido y el -del sostén juntos, para hacerlos deslizar hasta el codo.

En Blond ambition world tour el look de Madonna ya no tiene aquel sabor de cosa apañada, de hallazgo en una tienda de segunda mano. Ciento cincuenta kilos de vestuario diseñado por JeanPaul Gaultier rellenan 16 baúles que Madonna lleva consigo. Cuando la gente se pregunta de dónde nacen las modas, se reconoce que una buena parte la imponen los que mueven a las masas. Con el fenómeno Madonna el mimetismo no tardó en producirse. Las jovencitas se calzaban redecillas en el antebrazo, guantes largos y puntas en el escote. Las que pretendan seguirla de nuevo no tendrán otro remedio que salir a la calle con corsés dorados de pechos puntiagudos atados a la espalda. Sujetadores de fantasía, ligas que mueren en el muslo, americanas agujereadas y vestidos de licra, semiabiertos, con tirantes de lencería canalla.

Ya hace años que Madonna es cliente de - Gaultier. La ropa de Gaultier, por espectacular y erótico, siempre les ha venido bien a las chicas del pop. En España, la más adicta del modista francés es Luz Casal, pero incluso Marta Sánchez luce de cuando en cuando alguna camiseta de Gaultier.

El encargo de Madonna conmocionó el estudio parisiense que el diseñador tiene en las galerías Vivienne. "Sienten una admiración mutua, se llevan muy bien y Jean-Paul está superfeliz con el resultado de su trabajo", explica Valerié, una de las colaboradoras del diseñador.

Madonna y Gaultier tardaron tres meses en ultimar los detalles del vestuario. Su primera cita tuvo lugar en el hotel Carlisle de Nueva York. Él le hace una proposición inicial: vestirla como la Virgen María para que se vaya desnudando lentamente, drapeándose la falda en la entrepierna para acabar recibiendo una ducha que deje transparentar todo su cuerpo. A Madonna le divierte la idea, pero su hermano y director artístico, Christopher Ciccone, da el alto. Continúan las reuniones en París: en el restaurante Bofinger, el club Balajo, la discoteca Zoopsie, e incluso acuden -para inspirarse- al circo Zíngaro. En febrero de este año se realizan las pruebas de ensayo en Los Ángeles. Los bodies no le sientan bien, no se ajustan... Madonna había adelgazado seis kilos. Por fin, los ocho looks de la metamorfosis de Madonna aparecen en escena. "En Japón tuvieron una excelente acogida. Las jóvenes se pusieron histéricas, enloquecidas; en cambio, en Italia ha provocado un auténtico choque", explica Valerié. En las tiendas ya se han. agotado los pocos corsés y sujetadores de calle. El resto es una exclusiva y está prohibida su venta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de julio de 1990