Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gorbachov informa de que la violencia vuelve a Nagorni Karabaj

Nacionalistas armenios atacaron el miércoles en Nagorni Karabaj una caravana de vehículos, dejando un saldo de tres muertos y 24 heridos, informó ayer el presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, durante el 282 Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).La caravana, compuesta de 16 camiones y un autobús con pasajeros azerbaiyanos, debía cruzar la provincia autónoma de Nagorni-Karabaj que, aunque pertenece a Azerbaiyán está poblada mayoritariamente por armenios. Los nacionalistas que exigen la integración de este enclave a Armenia ametrallaron la caravana, pero los soldados que la escoltaban rechazaron el ataque de los armenios.

Los delegados azerbaiyanos al congreso comunista enviaron un mensaje a Gorbachov pidiéndole "poner fin a la arbitrariedad y al derramamiento de sangre y tomar firmes medidas para desarmar" a los destacamentos nacionalistas armenios.

Por su parte, el líder soviético acusó "a los que tratan de hacer fracasar el proceso de mejoramiento que se ha vislumbrado" en este conflicto, que ya ha costado la vida a cientos de personas.

Por otra parte, la atmósfera se ha caldeado nuevamente en la república centroasiática de Kirguizistán. Después de que un kirguiz matara de una pedrada, en un café, a un hombre que resultó ser uzbeko, la situación se agudizó en extremo en Dzhalal Abad, segunda ciudad en importancia de la provincia de Osh.

Los kirguices han comenzado a abandonar la ciudad, temerosos de que los uzbekos, en venganza, organicen asaltos contra ellos.

En los choques interétnicos ocurridos a principios de junio, oficialmente murieron 200 personas, pero según medios periodísticos locales, las víctimas de aquella matanza son más de mil. Por lo menos 800 personas han desaparecido sin dejar rastro, y constantemente se descubren grupo de cadáveres enterrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de julio de 1990