_
_
_
_
_

Extremistas cachemires asesinan a un tío del ministro indio del Interior

Supuestos separatistas cachemires mataron ayer en un pueblo cercano a Srinagar, capital del Estado de Jammu y Cachemira, al tío del ministro del Interior indio. El asesinato coincidió con la visita de este último, Mufti Mohamad Sayed, al conflictivo Estado para obtener información directa sobre la violencia que azota a Cachemira. Al menos otras cinco personas murieron ayer en diversos incidentes entre militantes separatistas y fuerzas policiales, que causaron la muerte, entre otras, a una niña de un año y medio.

Ghulam Hasan Shah, de 80 años y tío materno de Mufti Sayed, fue obligado a entrar en su casa con unos desconocidos que le dispararon a bocajarro y se dieron de inmediato a la fuga. Una operación de caza y captura fue desplegada por la policía, que sospecha que fueron militantes separatistas los autores del asesinato.Mufti Sayed se ha convertido en el primer musulmán de origen cachemir que ocupa la cartera del Interior en India. A los tres días de ser nombrado ministro, una de sus hijas fue secuestrada por militantes independentistas, que la liberaron una semana después tras un acuerdo para que varios miembros del Frente de Liberación de Jammu y Cachemira (JKLF), que estaban en la cárcel, fueran liberados.

Indios y paquistaníes se disputan el Estado de Jammu y Cachemira, pero el JKLF lucha por la independencia total de éste. La violencia que ha estallado en la zona y los frecuentes enfrentamientos con la policía, que ha cometido toda serie de abusos, han aumentado considerablemente las simpatías por el JKLF y las ansias de independencia de la población, en su mayoría musulmana, de ese Estado, de ocho millones de habitantes.

Gases en Srinagar

Al menos 150.000 personas se reunieron ayer viernes, día festivo para los musulmanes, en Srinagar para escuchar los discursos de los líderes independentistas, pero fueron dispersados por la policía con gases lacrimógenos. Varios testigos señalaron que algunos de los reunidos trataron, tras la acción de la policía, de marchar hasta la oficina de las Naciones Unidas, pero también fueron dispersados.Después de la primera guerra entre India y Paquistán para hacerse con Jammu y Cachemira, la ONU trazó una línea de alto el fuego que dejó dos tercios del Estado bajo control indio y un tercio bajo control paquistaní. Un grupo de observadores de la ONU vigila la línea de separación. '

Las fuerzas policiales dispararon y dieron muerte ayer a una niña de 18 meses e hirieron a sus padres. El incidente ocurrió cuando estalló una bomba de poca potencia al paso de un camión lleno de policías. Al oírse el ruido del estallido, un grupo de ellos comenzó a disparar contra todas las personas que había en la zona. Fuentes policiales aseguran que ayer fueron encontrados los cadáveres de otras tres personas en el valle de Cachemira, todos ellos con impactos de bala.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por otra parte, el Gobierno indio ha rechazado la petición del paquistaní de que se celebre un encuentro entre los jefes de la diplomacia de los dos países para tratar de reducir la tensión en la zona. Los Ejércitos de India y Paquistán se encuentran en estado de alerta desde enero, cuando arreciaron las protestas de los cachemiros por los abusos de la policía india, en su mayoría hindú.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_