Los lores británicos, reacios a procesar a antiguos nazis

Los lores británicos estaban dispuestos anoche a enfrentarse con el Gobierno al rechazar las enmiendas a la ley sobre crímenes de guerra con las que Margaret Thatcher pretende facilitar el procesamiento de ex nazis nacionalizados británicos. A primeras horas de la madrugada de hoy los lores aún no habían votado. El enfrentamiento entre la Cámara de los Lores y la de los Comunes es el más grave en 11 años de Gobierno conservador.

La ley fue aprobada el pasado mes de diciembre por 273 votos a 60 en la Cámara baja, en una consulta en la que no hubo divisiones partidistas y en la que el ministro del Interior, David Waddington, defendió ardorosamente el procesamiento de criminales de guerra contra los que se haya conseguido acumular pruebas, tres de momento y más de 100 en potencia. Pocos antes, los lores habían rechazado por abrumadora mayoría esa posibilidad, en la que veían el riesgo de incurrir en injusticias. Ahora, la ley ha vuelto a los lores, uno de los cuales dijo ayerque era "muy probable" que el texto fuese rechazado."El principio de la ley es considerado un error y es. casi seguro que sea un fracaso en la práctica", manifestó lord Houghton, en contra del criterio de lord Jakobovits, el líder de la comunidad judía británica, quien estima que "el paso de 40 años no cambia las cosas". El representante del Gobierno en la Cámara alta, lord Ferrers, manifestó que la ley no busca venganza sino justicia y que el Gobierno no puede cerrar los ojos ante crímenes de guerra, mientras que el laborista Greville Jenner, presidente del grupo parlamentario de los Comunes que estudia los crímenes de guerra, instaba con duras palabras a los lores a no oponerse a una legislación aprobada por una cámara elegida democráticamente.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS