Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una doctora asegura que hay fantasmas en el palacio de Linares

Las puertas se abren solas. Las losas se descolocan sin que nadie las empuje. En breves momentos se registran temperaturas de 10 grados bajo cero. Suena música de órgano y de violín. Se ven sombras y globos de luz que sólo aparecen en fotos. Se oyen canciones infantiles, desgarradores lamentos y peticiones de perdón recogidos en grabadoras metidas dentro de cámaras aisladas. Y todo ello en la madrileña plaza de Cibeles.

Éste es el resumen del estudio realizado durante más de un año por un equipo de 15 personas dirigido por la doctora en Medicina y Psiquiatría Carmen Sánchez de Castro. Los fantasmas del palacio, que según las psicofonías, son muchos, parecen inquietos ante la próxima rehabilitación del palacio de Linares, que será convertido en la Casa de las Américas.

"Bájame la falda", pide una voz femenina. "Garibaldi, chupaesponjas", canta una niña. Son quizá las dos únicas intervenciones no lúgubres de las 70 recogidas por la grabadora.

Pasa a la página 3

22 fotografías recogen supuestos fenómenos paranormales en el palacio de Linares

Viene de la página 1Según el informe enviado al Ayuntamiento por Carmen Sánchez de Castro, se realizaron 283 fotografías en el palacio de Linares, de las que 22 recogieron supuestos hechos paranormales manifestados en forma de manchas de luz.

"Estamos aquí", "Perdón", "Mi hija descansa, mi hija Raimunda", "Mamá, mamá, nunca oí decir mamá". Estas y otras frases parecidas, algunas de ellas pronunciadas muy claramente -demasiado claras para algunos entendidos en psicofonías-, han sido recogidas a lo largo de este año de investigación por Sánchez de Castro.

Todo empezó a comienzos de 1989. "Desde niña, el palacio me llamó la atención. Cada día, al volver del colegio, el edificio presentaba una fisonomía diferente. Conocía la leyenda del palacio, pero fue el año pasado cuando, leyendo unos artículos y un estudio que encargó el entonces propietario, Emiliano Revilla, me propuse realizar una investigación", dice Sánchez de Castro.

La primera visita se produjo en el mes de abril. "Eran poco más de las cinco de la tarde. Cuando estábamos en la galería principal escuchamos el sonido de un órgano que no existe en el palacio. Poco después, en el dormitorio de la marquesa todo se empezó a mover como si se tratara de un fenómeno sísmico".

Una de las personas que me acompañaban entró en la habitación contigua. No hice más que entrar y salí despedida hacia atrás. Al principio pensé que yo misma me había echado hacia atrás del propio susto. Sentí como si el viento me empujara", asegura.

Sánchez de Castro afirma que esta sensación se vio aumentada al oír las declaraciones de los vigilantes sobre el paso de sombras y la apertura de puertas.

Sentir energías

La investigación histórica prevista en un principio se vio ampliada al campo paranormal. A los médicos, arquitectos y científicos que Sánchez de Castro cita en su investigación se han ido sumando hasta una docena de personas procedentes de diversos países relacionadas con fenómenos paranormales.

"Todos por igual sintieron esas energías", dice esta doctora. Según indica, se han utilizado infrarrojos, cámaras de vídeo, un contador Geiger, detectores de alta impedancia y hasta un detector de metales. Según el informe enviado al Ayuntamiento, en 22 fotografías se recogieron supuestos hechos paranormales manifestados en forma de manchas de luz. La doctora entregó a EL PAÍS dos negativos en color de estas 22 fotos, pero el revelado -en blanco y negro-. realizado en el laboratorio del periódico no desveló ninguna mancha de luz.

Carmen Sánchez de Castro afirma que el campo electromagnético es inferior al de un recinto habitado, e indica en el informe "la posibilidad de que exista un cuerpo extraño de naturaleza diamagnética".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 1990

Más información