Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A los 'inquilinos' del inmueble

, En el palacio de Linares, según las investigaciones de Carmen Sánchez de Castro, son varios los fantasmas que se alojan en sus aposentos. La doctora asegura que los paragnostas (especialistas en fenómenos paranormales) que han participado en la investigación han descrito a uno de los inquilinos del palacio como a un hombre que, por las indicaciones facilitadas, participó activamente, durante la guerra de la Independencia, en la lucha de los madrileños contra los franceses. "Desde un punto de vista. histórico, el personaje existió. La razón por la que puede estar en el palacio habría que buscarla en el solar en el que se asienta el inmueble".

Antes de que en 1870 José Murga, marqués de Linares, comprara los solares para edificar su palacio, la parcela estuvo ocupada por el Pósito de Madrid, establecimiento dedicado al almacenamiento de grano para controlar los precios en épocas de escasez.

Pero el Pósito no sólo tuvo este cometido. En 1808, las tropas francesas hicieron de él uno de sus acuartelamientos, y a él fueron llevados los cadáveres de un número indeterminado de soldados muertos durante la lucha del Dos de Mayo. Es posible que estos cadáveres fueran enterrados allí mismo. "Los radiestesistas han detectado no sólo energía procedente de viajes de agua, sino de muertos", asegura Sánchez de Castro.

Y entre los espíritus destacan los de los marqueses de Linares. Según la doctora, los paragnostas han descrito al marqués como un hombre de mediana estatura con una barba blanca partida por el centro, y a la marquesa, como una mujer que siempre llora.

También dicen haber visto a una joven rubia que, según estas versiones, podría ser Raimunda, la ahijada de los marqueses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 1990