Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit público hasta el mes de abril fue inferior, en un 45% al del primer cuatrimestre del año pasado

El déficit de caja no financiero del sector público hasta finales de abril se elevó hasta casi 222.000 millones de pesetas, un 45% menos que en el mismo periodo del año anterior. La reducción del déficit se ha debido a un crecimiento del 12% en los ingresos, hasta superar los 3,1 billones de pesetas, mientras que los gastos -algo menos de 3,4 billones- aumentaron el 4,9%. En el mes de abril se registró un superávit -mayores ingresos que gastos- del Estado superior a los 170.000 millones de pesetas, con un crecimiento de casi el 25% respecto a abril de 1989.

La evolución de los ingresos y gastos del Estado en el primer cuatrimestre del año, con un déficit inferior en un 45% al registrado el año anterior, ha sido muy bien recibido por los responsables del Ministerio de Economía y Hacienda, que no han dudado en señalar "que se trata de otro importante indicador que muestra una evolución de la economía en el camino esperado. Solo la evolución del dinero en circulación en el mes de abril parece separarse de la evolución general". El titular del departamento, Carlos Solchaga, apostilló en los pasillos del Congreso que este dato confirma que "la economía pública está acompañando a la desaceleración de la economía privada". "Aunque este ritmo de superávit no se mantendrá todo el ejercicio", añadió Solchaga, "sí corrobora que terminaremos el ejercicio con el déficit que nos hemos propuesto".Los ingresos del Estado en abril registraron un crecimiento del 22,5% respecto al mismo mes de 1989 debido, sobre todo, según el ministerio, al pago a cuenta del 20% del impuesto de sociedades. Pero, además de estos ingresos que se irán diluyendo en los próximos meses, los correspondientes a las retenciones a cuenta del IRPF han ayudado considerablemente a la consecución de un superávit de 170.000 millones de pesetas, máxime si se tiene en cuenta que en abril se han producido devoluciones de este impuesto por importe de casi 62.000 millones de pesetas.

Fuentes del ministerio señalaron que el crecimiento de los ingresos por IRPF se debe, entre otras causas, al elevado número de empleos creados en 1989 y en los meses trascurridos de 1990 que suponen incrementar la base de personas a las que se les retienen cantidades a cuenta. Además, se reconoce, el que por segundo año consecutivo no se hayan ajustado a la inflación las retenciones generales hace que los ingresos por IRPF aumenten mensualmente. Por último, el ajuste de los salarios del año pasado a la inflación final y los aumentos pactados en los convenios hacen que crezca el volumen de las retenciones a cuenta. Junto a los mayores ingresos, la evolución de los gastos, como consecuencia de la prórroga de los presupuestos del año pasado sigue mostrando una tendencia a la reducción en estos meses fuerte. Éste ha sido del 4,9% y buena parte de los mismos se deben a los gastos de la deuda pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 1990

Más información

  • Los ingresos por IRPF y el pago a cuenta del impuesto de sociedades elevan los ingresos en un 12%