Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Culto a la decadencia

Hamburgo

Por las aguas turbias de la laguna un remolcador arrastra, extraño y amenazador, un coloso de acero ante los delicados perfiles de Venecia. De la plataforma flotante ( ... ) se elevan cuatro columnas rojas de 20 metros. Una de ellas lleva en grandes letras blancas el nombre del monstruo: Mose ( ... )Mose tiene que salvar a Venecia de las crecidas que durante este siglo se han abatido sobre la ciudad de la laguna con mayor frecuencia y violencia que nunca en sus mil años de historia. Sesenta de estas gigantescas plataformas ( ... ) se anclarán en el fondo del mar en las tres aberturas de la laguna. Con el agua en su nivel normal no impiden ni el tráfico de barcos ni el vital intercambio entre el mar y las aguas de la laguna, contaminadas por productos químicos. (...) Cuando el nivel del mar se eleve peligrosamente, las cámaras de inundación se llenarán con aire a presión y las bombas hidráulicas accionaran gigantescas esclusas que aislarán la laguna. ( ... )

Sin embargo, nadie puede predecir con seguridad cómo influirá el ciclópeo sistema Mose sobre el dañado sistema ecológico de Venecia y su laguna. ( ... ) Este proyecto gigantesco de cierre divide a los venecianos ( ... ) Dentro de 10 años, cuando finalice, habrá costado unos 35.000 millones de pesetas. Los especialistas en medio ambiente lo consideran un peligroso juego de titanes, pues la energía del agua que entre podría multiplicarse en otros lugares y proseguir así la destrucción de la laguna.

, 7 de mayo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 1990