Decenas de miles de checoslovacos

se manifestaron ayer en Praga para exigir la prohibición del partido comunista de este país y la nacionalización de sus bienes. El presidente checoslovaco, Vaclav Havel, ha realizado una reestructuración ministerial cuando apenas falta un mes para la celebración de las primeras elecciones libres.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de mayo de 1990.

Lo más visto en...

Top 50