Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad paraliza las obras de un garaje del Ayuntamiento

La Comunidad de Madrid ha obligado al Ayuntamiento a suspender las obras que estaba realizando en la calle de Sacramento, donde está previsto construir varias plantas de aparcamiento subterráneo para los coches oficiales, según confirmaron fuentes municipales. La comunidad autónoma piensa que debajo del solar puede haber restos de la antigua medina árabe, aunque hasta ahora sólo se ha hallado un alcantarillado del siglo XVIII.La Dirección General del Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid envió el pasado miércoles un escrito al Ayuntamiento para que deje en suspenso las obras de construcción del aparcamiento proyectado en una plazoleta existente entre las calles de Sacramento y de Madrid, junto a la plaza de la Villa.

Desde que se inició la obra, hace unos cinco meses, la Comunidad de Madrid designó a unos arqueólogos para que vigilasen el desarrollo de la misma y alertaran sobre el posible hallazgo de restos de interés histórico. El inicio de la construcción estuvo precedido por la apertura de unas calas para comprobar si había tales restos, que dieron resultado negativo.

Ahora, cuando se realizaban las zanjas para levantar las pantallas de contención, antes del vaciado del solar, ha comenzado a aflorar gran cantidad de Iadrillos viejos", según dijo a EL PAÍS uno de los capataces de obra. Estos ladrillos son, según los primeros indicios, parte de la red de alcantarillado que data de fines del siglo XVIII o principio. del XIX, según reconoció ayer Enrique Villoria, concejal de Obras e Infraestructuras.

Pico y pala

Ante la, posibilidad de que aparezcan restos arqueológicos más antiguos, la Dirección General del Patrimonio ha recomendado al Ayuntamiento que no emplee excavadoras para retirar la tierra. Cuando las autoridades municipales han solicitado de la citada dirección una solución, ésta ha respondido diciendo que la mejor forma de evitar el posible deterioro es que la excavación continúe "con pico y pala", según Villoría. "Pero con ese método, la obra parecería las pirámide de Mesopotamia, además de resultar mucho más costoso" añadió.Pese a la paralización de la obra, un grupo de obreros se disponía ayer tarde a echar hormigón en una de las pantallas excavadas, con objeto de evitar posibles derrumbamientos, según dijo el encargado de tal operación. Éste añadió: "Yo no soy experto en arqueología, pero creo que esta parte de la ciudad tiene que estar plagada de restos de la vieja población árabe". Otras fuentes creen que detrás de todo puede haber una guerra entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

El Ayuntamiento pretende hacer en la calle de Sacramento este garaje subterráneo de cuatro plantas; para dar cabida a todo los automóviles oficiales que ahora no tienen sitio para aparcar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1990