Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez de Cuéllar inicia su visita a Albania

El secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, llegó ayer a Albania, procedente de Budapest, en la primera visita de un funcionario de la organización al último reducto de¡ comunismo ortodoxo, que intenta un acercamiento a sus otrora enemigos históricos. Pérez de Cuéllar, que promoverá la apertura política de ese país, fue recibido en el aeropuerto por el ministro de Asuntos Exteriores, Raiz Malile, con quien sostuvo después una entrevista.

En su primera jornada de estancia en Tirana, Pérez de Cuellar, animó a los líderes comunistas con los que se reunió a seguir adelante: con los discretos pasos aperturistas emprendidos, informa la agencia Reuter. Asimismo, en sus entrevistas, se mostrará favorable a, la participación del país, después de las medidas previas necesarias, en los trabajos de la Conferencia y Cooperación en Europa.Miles de albaneses se apiñaron en las aceras de la ciudad al paso de la comitiva para presenciar la llegada del secretario general de las Naciones Unidas. Las conversaciones entre Pérez de Cuellar y los altos funcionarios del Gobierno de Tirana cubrirán la posibilidad de una mayor participación de Albania en las Naciones Unidas y la prevista reforma de política interior y exterior del estado balcánico, de régimen monopartidista.

El Parlamento albanés aprobó el martes pasado un paquete de medidas económicas y de derechos humanos con el objetivo de suavizar la imagen de dureza de la dirección de Tirana. Las medidas incluyen el derecho a viajar al extranjero por primera vez en más de 40 años de régimen comunista.

Pérez de Cuellar, que ha efectuado una visita a Hungría, tiene previsto reunirse hoy con el presidente Ramiz Alia, principal dirigente del Partido Comunista de Albania (PCA), y con el primer ministro Adil Carcani.

Carcani dijo el martes, durante la reunión parlamentaria que aprobó el paquete de medidas de liberalización, que Albania aspiraba a incorporarse a la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea (CSCE), en la que participan 35 naciones. Albania ha sido durante los últimos 15 años el único país de Europa que no se integró en la CSCE. El respeto a los derechos humanos es una de las condiciones básicas para participar en la Conferencia uno de cuyos principales objetivos actuales es diseñar un nuevo marco para la seguridad de Europa en las presentes condiciones políticas de reforma en las naciones del Este.

Importante despegue

La transformación política de Albania supone un despegue importante respecto de la herencia política del extinto líder del comunismo albanés, Enver Hoxha, quien había impuesto un rígido sistema político de pendiente de su dirección y del monolitismo político del PCA, para gobernar la nación de tres millones de habitantes durante 40 años. Sin embargo, y a pesar de los cambios, Pérez de Cuellar encontrará en Albania una atmósfera radicalmente distinta a la que ha podido observar en Hungría y la República Checa y Eslovaca, naciones que visitó esta semana.

Alia, dejando en claro que el PCA no renunciaría el poder, ha dicho que Albania es inmune a los levantamientos del Este europeo porque ha elegido un sistema de gobierno "por sí misma". Tirana, que ha roto relaciones tanto con Moscú como con Beijing por razones ideológicas, afirma que los regímenes comunistas pertenecientes al Pacto de Varsovia han sido derrocados porque fueron impuestos por la URSS.

Pérez de Cuellar declaró a Efe en Budapest que desea que su viaje a Checoslovaquia, Hungría y Albania "estimule la continuación política de la apertura emprendida, que obrará también en beneficio de la comunidad internacional".

Por otra parte, el secretario general de la ONU ha afirmado que en Hungría ya existe "un cumplimiento absoluto de las convenciones internacionales" sobre derechos humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1990

Más información

  • Tirana aprueba medidas económicas y sobre derechos humanos para allanar su ingreso en la CSCE