Las administraciones central y canaria firman el acuerdo para la reforma fiscal en las islas

Las administraciones central y canaria firmaron ayer un acuerdo de bases para la reforma de los aspectos fiscales del Régimen Económico y Fiscal (REF) de las islas. Estas bases serán la guía para una modificación legal del REF que debe entrar en vigor el 1 de enero de 1991. La fiscalidad canaria, que pasa a depender institucionalmente del Gobierno autónomo, incluirá un nuevo Impuesto indirecto específico a las Islas Canarias que sustituye al ITE (Impuesto sobre el Tráfico de Empresas) y al Arbitrio Insular sobre el lujo.Este nuevo impuesto es la mayor novedad del acuerdo firmado ayer. El ministro de Economía, Carlos Solchaga, señaló que la modificación-no tendrá un efecto significativo sobre la presión fiscal ya que los nuevos tipos serán muy bajos". El consejero de Hacienda del Gobierno canario, José Miguel González Hernández, reiteró este objetivo al afirmar que el tipo impositivo del nuevo impuesto será, en todo caso, inferior al 4%,.

La producción interior de las islas no estará sujeta al nuevo impuesto indirecto, que sólo gravará las importaciones, las ejecuciones de obra, las prestaciones de servicios y los factores de producción incorporados, a la producción. El impuesto permitirá la devolución de las cuotas soportadas en las distintas fases del proceso de importación, producción y comercialización. Las exportaciones, las ventas al por menor y las actividades agrícolas, ganaderas y pesqueras estarán exentas.

Aunque la exoneración Fiscal de la producción interior de Canarias rompe los moldes comunitarios, la Administración central es optimista sobre la recepción que puede dar la CE a la modificación del régimen fiscal canario ya que, según afirmó Solchaga esa exoneración se enmarca en una mayor integración de Canarias en la Comunidad. Los representantes del Gobierno canario puntualizaron que si la CE no acepta este extremo, "habrá que replantearse el acuerdo de bases firmado ayer por completo".

El nuevo régimen fiscal de Canarlas incluirá, junto con el nuevo impuesto general indirecto, un arbitrio sobre la producción y la importación, y mantendrá temporalmente en vigor la tarifa especial del arbitrio a la entrada de mercancías. Estas tres figuras tributarias pasarán a ser gestionadas por la Comunidad Autónoma Canaria. El nuevo régimen fiscal quedará complementado con una reordenación de los incentivos fiscales a la inversión dentro del IRPF y el impuesto sobre sociedades.

Las bases de la reforma acordadas están dirigidas a los aspectos Fiscales, dejando los económicos para una segunda fase. Con todo, el punto octavo del acuerdo prevé el diseño de un sistema de incentivos a la inversión en Canarias que conserve la peculiaridad actual. Esos incentivos incluyen, según el consejero de Hacienda canario, "el desbloqueo de los Fondos de Previsión de Inversiones (FPI)". Un "desbloqueo" que queda plasmado en la regulación de un período transitorio del actual FPI, al exigir que las inversiones se materialicen en un plazo máximo de cinco años, y se destinen a activos canarios.

El nuevo sistema de incentivos específico a las islas facilitará tipos de desgravación por inversiones que superen, en un 80%, a los generales que se aplican en la península.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS