Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ganaderos gallegos denuncian el incumplimiento del acuerdo de la leche y anuncian duras movilizaciones

Los ganaderos gallegos han denunciado el incumplimiento de¡ acuerdo sobre el precio de la leche suscrito el pasado 6 de abril con la Federación Nacional de Industrias de la Leche (Fenil), por el que se estalecía una cantidad mínima de 37 pesetas. Según los productores de leche, los industriales han efectuado liquidaciones de marzo a unas 30 pesetas por litro para una leche de calidad. Según responsables de Asaja-Jóvenes Agricultores, el próximo lunes se iniciarán las primeras acciones con reparto de leche en las ciudades gallegas y el martes saldrán con los tractores a las carreteras.

El acuerdo suscrito en Galicia firmado por la Fenil y las organizaciones agrarias Asaja y Uniones Agrarias de la UPA, ha sido utilizado en las últimas semanas por parte del Ministerio de Agricultura como un ejemplo a seguir en el resto de las comunidades autónomas para desbloquear el conflicto de la leche. El propio presidente del FORPPA, Fernando Méndez, calificaba el compromiso como espléndido para el sector.A partir de ese acuerdo, en los últimos días se han tratado de impulsar otros compromisos en León y Asturias con dos organizaciones que participan en el proyecto promovido por la Administración para constituir el Centro de Organizaciones de la Explotación Familiar (Codef).

El pasado jueves, sólamente la Unión de Campesinos Leoneses y algunas cooperativas suscribieron un acuerdo con varias industrias locales de la leche en unas condiciones similares al firmado en Galicia. Por el contrario, en Asturias, lo que se daba ya desde el Ministerio de Agricultura como un preacuerdo, no se pudo cerrar ante las posiciones en contra de la mayor parte de las organizaciones agrarias y la imposibilidad de firmar solamente con la Unión de Campesinos Asturianos.

Según fuentes de los ganaderos, existe una gran confusión en el sector gallego donde se suponía que el acuerdo había servido para clarificar las cosas. En primer lugar, hay diferencias entre las propias industrias. Se trata de un acuerdo firmado por la Federación Nacional que no suscriben algunas industrias regionales, por lo cual es difícil su cumplimiento. Ante este antecedente, el acuerdo de León no fue suscrito por la Federación Nacional. Por otra parte, mientras se fijaba un compromiso para el pago mínimo de 37 pesetas para una leche de 3,3 de materia garasa, empresas como Reny Picot y Complesa, del grupo Lactaria de Tabacalera, han hecho liquidaciones en torno a las 30 pesetas e incluso con cifras inferiores.

Medios de la producción han señalado la posibilidad de que la Comunidad Europea adopte en los próximos meses decisiones encaminadas a aceptar las entregas a la intervención de leche en polvo de baja calidad para su destino a la alimentación animal. Se considera que los precios van a tener una importante subida en el mes de mayo ante la escasez de oferta en otros Estados miembros, razón por la cual rechazan la política de precios a la baja practicada por algunas industrias.

El caso de León

En medios sindicales no se entiende muy bien cómo las propias industrias, que en su día insistieron en negociaciones regionales y en la constitución de laboratorios regionales de acuerdo con cada comunidad autónoma, se han plegado en el caso de León a un acuerdo provincial y a la construcción de un laboratorio en esa zona.Por otra parte, informa Antonio Núñez, cerca de 3.000 ganaderos se manifestaron ayer en León, convocados por Asaja, para protestar por los bajos precios de la leche, que las industrias y otras organizaciones agrarias de ámbito exclusivamente provincial, la Unión de Campesinos Leoneses (UCL), han pactado en 37 pesetas litros para la actual campana.

Asaja de León ha anunciado también para hoy y mañana cortes de carreteras en varios puntos de la provincia, así como el bloqueo de los accesos a las industrias lácteas por piquetes de ganaderos, cada uno de ellos integrado por no menos de 200 personas, según el presidente provincial de este sindicato, José Antonio Turrado.

Asaja exige precios mínimos para la leche no inferiores a 41 pesetas, cuyo pago se controle y garantice a través de un acuerdo regional que abarque a todas las provincias de la autonomía del Duero.

La guerra de la leche ha terminado enfrentando en León a los dos sindicatos mayoritarios, UCL y Asaja, el primero de los cuales ha negociado sus propios pactos con las industrias contando con el apoyo del Ministerio de Agricultura en un claro intento de apagar los brotes de conflictividad que se suceden en el sector. La UCL y el PSOE mantienen pactos electorales y de gobierno en todos los ayuntamientos rurales de la provincia de León y en la propia Diputación Provincial desde principio de los ochenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de abril de 1990

Más información

  • Las empresas del sector lácteo no están pagando los precios convenidos