Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Dónde está el segundo tomo?

Después de preguntar aquí y allá dónde se compraban los catálogos de la exposición, el v s tante llegó a la mesa instalada en el Prado para la venta y lo pidió. El dependiente le entregó el pesado libro, de 1,5 kilos, y el visitante preguntó: "¿Dónde está el segundo tomo?". "No hay segundo tomo", comentó el vendedor. Y el visitante, intrigado, dijo: "Pero si todo el mundo sale con dos tomos". Y era cierto, la mayor parte de la gente salía con una bolsa de plástico y dos o hasta cuatro catálogos.El catálogo ha sido financiado por el Banco Hispano, patrocinador general de la exposición. El secretario general de la Fundación Banco Hispano, Javier Aguado, ha calificado el éxito de la exposición de "operación redonda". "Hemos entrado en el Guiness con el récord de la exposición con mayor venta de catálogos", comenta. "El director del Metropolitan de Nueva York nos comentaba que durante la exposición de Tutankamon vendió 150.000, pero la de Velázquez llega a los 250.000".

MÁS INFORMACIÓN

La primera tirada del catálogo fue de 15.000 ejemplares y se vendía con un precio casi ajustado al del coste. Pero la demanda hizo crecer las ventas y ahora, con los beneficios del catálogo, que ascienden a varios millones de pesetas, se piensa comprar un cuadro para el Museo del Prado como recuerdo de esta exposición.

Al precio de 3.500 pesetas, el catálogo de 479 páginas con reproducciones a color de las 79 obras y detalles de las mismas ampliados constituye un recuerdo -y para algunos un sucedáneo- de la memorable exposición. Los catálogos se venden también fuera del museo, a un precio superior, en algunas librerías.

Oportunamente se ha editado también un vídeo sobre la muestra realizado por Pilar Miró y presentado por el príncipe Felipe, y algunas otras biografías del sevillano. Televisiones de varios países, así como las españolas, han realizado también programas sobre esta exposición. La ocasión pasará, pero quedan los objetos y documentos que la recuerdan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 1990