Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esquizofrenia como lesión del cerebro

Un estudio realizado con gemelos descubre cambios en la masa encefálica de estos graves enfermos

Científicos estadounidenses han encontrado diferencias en el cerebro entre dos gemelos idénticos de los que uno padecía esquizofrenia y el otro no. Es la primera prueba de que los cambios en la estructura cerebral se asocian con la esquizofrenia. Esta dolencia, considerada como la más grave de las enfermedades mentales, se caracteriza por pensamientos y percepción de la realidad alterados, alucinaciones y otros síntomas que son muy invalidantes. Los síntomas se controlan mediante medicación.Los investigadores, que han publicado sus resultados en The New England Journal of Medicine y pertenecen al Instituto de Salud Mental de EE UU, manifestaron que los hallazgos sugerían que otros factores además de los genéticos jugaban un papel importante en la enfermedad.

Menor volumen

El cerebro de los gemelos con esquizofrenia tenía menor volumen, especialmente en las áreas relacionadas con el pensamiento, la concentración, la memoria y la percepción. La investigación se realizó mediante resonancia nuclear magnética, que permite la observación de los más mínimos detalles del cerebro. Las diferencias fueron tan evidentes que en 12 de los 15 parejas los investigadores identificaron el gemelo con esquizofrenia comprobando que el menor volumen en ciertas áreas. Los enfermos tenían ventrículos cerebrales -cavidades rellenas de líquido nutriente- mayores, "lo que supone que hay pérdida de tejido cerebral en algún sitio", según Richard Suddath, uno de los autores del estudio. Sus surcos cerebrales eran más pronunciados, lo que implica "atrofia o fallo en el desarrollo de ciertas células nerviosas". El lóbulo temporal izquierdo y el hipocampo de los gemelos enfermos eran más pequeños. Estas áreas son crucíales en la toma de decisiones, la memoria, atención, y emoción, aspectos afectados en la esquizofrenia.

"El estudio ofrece "una prueba irrefutable de que la esquizofrenia es una enfermedad del cerebro", según Lewis L. Judd, director del Instituto de Salud Mental. Durante las pasadas décadas, se ha debatido si esta dolencia se debía a factores sociales o a cambios cerebrales, entre otras causas. Estudios previos habían señalado anomalías en los cerebros de los esquizofrénicos, aunque hay muchas variaciones comunes con los que experimentan los cerebros normales. En éste, se utilizaron 15 parejas de gemelos idénticos, "que son los sujetos perfectos para la investigación", según E. Fuller Torrey, psiquiatra que dirige el Proyecto Gemelos, del que la investigación forma parte. "Comienzas con dos cerebros genéticamente idénticos, y así los cambios se deben a otras razones". Los investigadores descartaron que los cambios fuesen secundarios a la aparición de la enfermedad o a la medicación que se prescribe para ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 1990