Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA DERROTA DEL SANDINISMO

Siete postulados del FSLN

El presidente saliente de Nicaragua, Daniel Ortega, hizo pública el martes por la tarde una declaración programática de los sandinistas que hace del desmantelamiento inmediato de la guerrilla antisandinista una condición previa para una transición pacífica del poder a la UNO, de la presidenta electa Violeta Chamorro. La declaración, que fue leída por Ortega tras una maratoniana reunión de la dirección del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y de 1.500 cuadros sandinistas, señala:1) Que tras el triunfo de la revolución (en 1979), el FSLN ha puesto en manos del pueblo de Nicaragua, por primera vez en su historia, el libre juego democrático, las elecciones justas, libres y honestas que son una conquista de la revolución.

2) Que el FSLN, como partido más grande, sólido y mejor organizado tiene hoy en sus manos la responsabilidad de garantizar la continuidad del proceso revolucionario y de sus éxitos y transformaciones. El cambio no significa de ninguna manera el fin de la revolución.

3) El FSLN luchará porque no se dé marcha atrás en el proceso de reforma agraria.

4) El FSLN exige el desmantelamiento inmediato de la contrarrevolución y la liberación de las personas secuestradas para que se pueda realizar una transición pacífica y ordenada del poder.

5) En el marco establecido por la Constitución, el FSLN defenderá la integridad y profesionalismo del Ejército Popular Sandinista y del Ministerio del Interior.

6) El FSLN defenderá del mismo modo la irreversibilidad de las conquistas fundamentales de la revolución, como la nacionalización de la banca, del comercio exterior, de los recursos naturales y del sector de propiedad del pueblo.

7) El FSLN permanecerá en guardia y vigilante para que no haya ninguna disminución de las garantías de la Constitución como, entre otros, los derechos de libre organización sindical, huelga, movilización y libertad de Prensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 1990