Izquierda Unida pide la suspensión del trazado oeste de la M-40

El mordisco que el trazado del tramo oeste de la M-40 dará al monte de El Pardo ha puesto en guardia a los grupos políticos, sindicales y ecologistas. Izquierda Unida pedirá mañana, en la Asamblea de Madrid, la suspensión cautelar del proyecto por considerar que vulnera acuerdos sobre la protección del monte de El Pardo adoptados por el Parlamento regional. La asociación ecologista Aedenat considera que la obra afectará al hábitat de especies en peligro de extinción y potenciará el desarrollo urbanístico en la zona. Para CC OO, el proyecto es "una violación" del acuerdo firmado entre sindicatos y el Ejecutivo regional, que recoge una propuesta para pedir la protección del monte de El Pardo al máximo nivel.Izquierda Unida recuerda que la Asamblea de Madrid aprobó en 1985 una ley para la protección "del corredor verde entre los límites de Madrid y la cuerda larga del Guadarrama". Según Pedro Diez, diputado de IU, existe además una resolución del Parlamento regional, aprobada por unanimidad, en la que se instaba al Consejo de Gobierno "a fin de que el cierre del cuarto cinturón evite su travesía por el monte de El Pardo". Diez afirma que el trazado propuesto para el tramo oeste de la M-40, "se introduce en la zona protegida, por lo que no se ha cumplido la resolución". Por todo ello, IU propondrá en el pleno monográfico sobre transporte que celebrará mañana la Asamblea la suspensión cautelar del proyecto.

Para el grupo ecologista Aedenat, el trazado de la M-40 provocará un desarrollo urbanístico en el área del polígono de Valverde, "una extensión de 1.000 hectáreas que actúa como protección del monte de El Pardo". Según un portavoz, "hay empresas constructoras comprando grandes extensiones del polígono de Valverde a precios exorbitados para una zona calificada como no urbanizable".

CC OO afirmó, por su parte, que los espacios abiertos por la obra del cuarto cinturón de circunvalación pueden ser presa de la especulación y, además, "supone una inadmisible desviación de los recursos públicos pa.ra una infraestructura que sólo Utilizarán vehículos privados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de febrero de 1990.