Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general Aoun intensifica su 'guerra de liberación' en Líbano

, El reconocimiento por los propios contendientes de que los enfrentamientos intercristianos de Líbano son pura locura, resulta insuficiente para poner freno al desmán guerrero del general Michel Aoun. En su último alarde de populismo, el general pidió ayer a los reservistas y a los jóvenes voluntarios que recibieron entrenamiento durante la pasada guerra de liberación, que acudan a unirse a sus tropas.

Poco antes se había conocido la respuesta negativa de su rival, Samir Geagea, el jefe de la milicia de las Fuerzas Libanesas (FL), a la descabellada propuesta que le hizo el día anterior para que integrara su fuerza militar en el Ejército. Geagea, cuyo antagonismo con Aoun es antiguo, jamás aceptará por las buenas una asimilación que en la práctica supone la disolución de su poder.

El trabajo de los hombres de Geagea en los últimos tiempos parece orientado a disponer de una estructura político-administrativa para alzarse con el control del enclave cristiano ante un eventual desmembramiento de Líbano. Este Estado dentro del Estado que constituyen las FL, nunca ha escondido sus simpatías por una fórmula federalista. Justamente, todo lo contrario del ideal por el que lucha el general Aoun, obsesivamente partidario de su unificación.

Durante toda la madrugada de ayer, no dejaron de oirse intercambios de disparos de mortero y cohetes anticarro, en los múltiples frentes que oponen a soldados y milicianos en ese reducto libanés. Dos semanas de enfrentamientos se han cobrado ya la mitad de vidas que la guerra de liberación que el año pasado extendió el terror a todo el país. Según cifras recogidas por la agencia de noticias France Presse, son ya 509 los muertos y cerca de 2.000 los heridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1990