Pujol ha escrito al Rey excusándose por la propuesta del Parlamento catalán sobre la autodeterminación

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujo¡, ha enviado varias cartas al Rey -dos al menos, según le consta a este diario- desde que el Parlamento catalán aprobara el pasado mes de diciembre una propuesta de ley que recogía el derecho a la autodeterminación. En las misivas, Pujol hace mención al error político que supuso la iniciativa de la cámara catalana, que fue aprobada gracias a los votos de Convergència i Unió, y da fe de su compromiso con la unidad de España. Pujol quiere sellar de forma solemne un nuevo acatamiento de los nacionalistas a la Corona cuando el príncipe Felipe visite Cataluña a mediados de abril.

Más información

En las cartas dirigidas al Rey, Pujol se excusa de la actitud en el Parlament de la coalición gobernante en Cataluña, Convergència i Unió, según han indicado colaboradores de Pujol, quien no ha tenido reparo en considerar en ellas como un error la actuación de su grupo. En las cartas se resalta la idea de unidad de España en unos términos tranquilizadores para la estabilidad del sistema constitucional.En opinión de varias fuentes del propio Gobierno catalán, Pujol pretende acabar de una manera solemne con los roces que ha venido suscitando el nacionalismo moderado catalán con la Corona, cuyas relaciones se han visto salpicadas de incidentes desde la visita de los Reyes, en marzo de 1988, para la inauguración de los actos del Milenario de Cataluña. En aquella ocasión grupos independentistas vinculados a la Crida boicotearon la. presencia real. El pasado mes de septiembre, durante la inauguración del estadio Olímpico de Montjuic, jóvenes independentistas y sectores pujolistas recibieron al Rey con silbidos.

La provocación del estadio Olímpico y la más reciente polémica sobre la autodeterminación han colocado a Jordi Pujol en una posición de incomodidad institucional. Además, han ocasionado que el Gobierno de Felipe González expresara su desconfianza hacia los nacionalistas y advirtiese en tono de dureza sobre un posible bloqueo del desarrollo autonómico.

Títulos nobiliarios

La visita del Príncipe Felipe, la primera oficial que realizará a Cataluña, está siendo cuidadosamente preparada por la Casa Real y por el Gobierno catalán desde hace varios meses. Para ello, el secretario general de la Presidencia de la Generalitat, Lluís Prenafeta, ha realizado varias visitas al palacio de la Zarzuela.

Durante su próxima estancia en Cataluña, que durará varios días, Felipe de Borbón utilizará los cuatro títulos nobiliarios catalanes de los 24 que posee en su calidad de primogénito y heredero del Rey: el de Príncipe de Gerona, duque de Montblanc, conde de Cervera y señor de Balaguer. Para ello visitará las cuatro poblaciones mencionadas sin que se haya decidido aún el protocolo de los actos, pero con la seguridad de que no tendrán el relieve que tuvieron en el santuario de Covadonga en noviembre de 1977, cuando se le entregaron los atributos del título de Príncipe de Asturias en presencia de los Reyes de España, las infantas, miembros de la familia real y dos ministros del Gobierno.

La Casa Real ha accedido finalmente a llevar a cabo un viejo proyecto planteado por el alcalde de Gerona, el socialista Joaquim Nadal, y recogido por Pujol desde el mismo momento en que llegó a la presidencia de la Generalitat en 1980. La invitación fue nuevamente formulada en una audiencia que le concedió don Juan Carlos en junio de 1984. Según un comunicado emitido entonces por la Generalitat, el acto se tenía que realizar en 1986. Sin embargo, la Casa Real rechazó cualquier acto similar a una investidura del príncipe Felipe como Príncipe de Gerona.

Durante estos últimos años, se han estudiado diversas fórmulas para poder realizar un acto que Pujol considera "un engarce magnífico entre la Corona y la Generalitat". Finalmente se ha acordado que tenga lugar en el marco de una visita oficial del heredero real a Cataluña.

Fuentes del Ejecutivo catalán han resaltado la importancia que otorga la Generalitat a la visita del príncipe Felipe en unos momentos en que el panorama político para Pujol presenta signos evidentes de una cierta mejoría -hoy aparecerá en el programa Punto y Aparte de Televisión Española-, tras unos meses de relaciones crispadas con el Gobierno central. El ministro de Administraciones Públicas, Joaquín Almunia, ha aceptado la rectificación que Jordi Pujol hizo en su reciente visita a Estados Unidos, donde defendió la unidad de España y dijo que en Cataluña autodeterminación no significa independencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50