Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DINERO DEL JUEGO Y LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Suqué se había reservado parte del capital

C. P., El propio Arturo Suqué se hizo entregar directamente más de 410 millones de pesetas, según la querella presentada por el director financiero de su empresa: 83 cheques que sumaban 220.350.289 pesetas en 1985, 29 cheques por un total de 70.772.365 en 19861 67 cheques por un valor global de 59.864.746 en 1987, y 70 cheques que ascendían a 59.369.890 pesetas en 1988.

Jaime Sentís denuncia también el desvío de 855.604.579 pesetas para llevar a cabo imposiciones en activos financieros no contabilizados (pagarés del Tesoro y cesiones de crédito) "de los que posteriormente el querellado, ha dispuesto en provecho propio y de su familia como dinero negro". El querellante espera que la investigación judicial obtenga la prueba de lo que él denuncia en este apartado.

La querella detalla las instituciones financieras en donde se realizaron esas imposiciones: en el Banco Urquijo Unión se ingresaron 37 millones de pesetas en 1986; en el Citibank, más de 102 millones en 1987; en la Caja de Pensiones, casi 170 millones en 1988, y en el Banco Zaragozano, 546 millones en 1988.

Suqué también falseó los resultados de Luditec correspondientes al ejercicio económico de 1987, según Sentís. Lo hizo "contabilizando falsas facturas por un importe de 100 millones de pesetas", de las cuales el querellante asegura poder demostrar que 25.678.593 pesetas corresponden a la empresa Tiempo BBDO Sociedad Anónima de Publicidad, a la que está vinculado el ya citado Sánchez Carrete. Con esos 100 millones se generó en Luditec dinero negro que fue entregado subrepticiamente al grupo Casinos como activos financieros no coniabilizados, "con el fin de que el querellado pudiera hacer con ellos lo que se le antojara", perjudicando a los restantes accionistas de Casinos de Cataluña, lo que explica que hasta la fecha el grupo Casinos no hava percibido todavía dividendo oficial alguno de Luditec".

Más cantidades

Independientemente de las cantidades antes reseñadas, el denunciante asegura que "todavía existen mayores cantidades de dinero" entregadas a Gordo, Serra, Sánchez Carrete y al propio Suqué, estimadas en principio en unos 600 millones de pesetas, sin perjuicio, agrega Sentís, de la cantidad que resulte de la investigación judicial.

Sentís hace constar también en la querella que cuando se fundaron las empresas que hoy forman el grupo Casinos, Suqué hizo, en beneficio propio, que el valor de compra de dos de los terrenos donde se instalarían los casinos fuera muy superior al valor real. El denunciante calcula que Suqué se apropió por esta vía de unos 900 millones de pesetas en perjuicio de sus socios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 1990