Renfe destituye al responsable directo del ingreso de las cuotas de formación en la Seguridad Social

El nuevo director de personal de Renfe, José Luis Abell, ha destituido en su cargo a Juan Bahamonde, director de administración de personal de la compañía y responsable inmediato de ingresar las cuotas de formación profesional en la Seguridad Social, lo que la empresa no ha realizado desde 1984. Las razones oficiales para "los nuevos nombramientos" explican que José Luis Abell "quiere cambiar el ambiente dentro del departamento".

Según una circular interior, Juan Bahamonde es desde el 4 de enero "el responsable del proyecto SIP", el Sistema Integrado de Personal informatizado que empieza a poner en marcha la compañía ferroviaria. Aunque Renfe ha declarado oficialmente que estos cambios obedecen a un intento de mejorar las relaciones de la empresa con los sindicatos, las centrales entienden que el cese está relacionado con el expediente abierto por la Inspección de Trabajo en el que se acusa a la empresa de no ingresar las cuotas de formación en la Seguridad Social desde octubre de 1984 (ver EL PAÍS del 31 de diciembre).Bahamonde es conocido dentro de la compañía como "el que paga las nóminas". Como director de administración de personal, ha sido el responsable inmediato de la retención de las cuotas de formación desde que en 1986 le nombrara para este cargo Damián Navascués, actual director de producción.Desde que en octubre de 1984, Renfe cerrara sus escuelas de aprendizaje, dejó de ingresar en la Seguridad Social las cuotas de formación, aunque continuó descontando estos porcentajes de las nóminas de los trabajadores. Hace un mes, la Inspección de Trabajo de Madrid levantaba contra Renfe dos actas de liquidación, en las que se acusaba a la compañía de haber defraudado a la Seguridad Social 7.000 millones de pesetas a lo largo de los últimos cinco años.

Tras recibir la notificación de la Inspección de Trabajo, el nuevo director de personal José Luis Abell, pidió a principios de esta semana las explicaciones pertinentes al ya cesado Bahamonde. La única razón que éste pudo argumentar, según fuentes directas, fue que cumplía órdenes superiores aunque sabía que "eso no se podía hacer". Como no pudo ofrecer pruebas escritas que demostraran la existencia de tales órdenes, Juan Bahamonde tuvo que admitir que se trató de un "error personal". De este modo, José Luis Abell optó por destituirle de su cargo y nombrar en su lugar a Margarita Fraile Muñoz.

A lo largo de los 3 últimos años en los que Renfe ha dejado de ingresar las cuotas de formación, la dirección del departamento de personal ha estado a cargo de Damián Navascués hasta que fue sustituido, en noviembre de 1988, por Vicente Castrillo. Entonces Navascués pasa a ser el responsable de producción y organización, y como tal mantiene su poder de decisión en temas laborales.

Castrillo presentó la dimisión en agosto del año pasado, aunque no abandonó efectivamente el cargo hasta hace dos meses. Uno de los motivos por el que dejó el puesto, según fuentes de Renfe y de las centrales, fue su "falta de independencia" a la hora de tomar decisiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50