El 'Khark 5' se dirige al sur de Cabo Verde para trasvasar la carga a un petrolero iraní

El petrolero iraní Khark 5, accidentado el 19 de diciembre cerca de la costa atlántica marroquí, se encontraba ayer por la noche a unas 206 millas al nornordeste de las islas Canarias. Elías Fernández, capitán del remolcador vasco Off Vigo, que participa en las tareas de rescate, declaró a este periódico que el Khark 5, que ha perdido 70.000 toneladas de su carga, se dirige al sur de las islas de Cabo Verde, para, en aguas internacionales, hacer el trasvase del resto de la carga al buque iraní Shirk Ooh, situado ya cerca del Khark 5.

Más información

El petrolero iraní pasará entre Madeira y las islas Canarias, a unas 80 millas de la isla de La Palma. El capitán del Off Vigo declaró que ayer el tiempo era bueno en la zona y que el barco ya no perdía prácticamente nada de petróleo. Elías Fernández dijo desconocer cuándo se realizará la operación de trasvase, que de penderá del estado del tiempo; pero añadió que, en principio, calculaba que se realizará dentro de unos ocho o diez días. Tres remolcadores, el Off Vigo (español), el Fair Play 14 (alemán) y el Utrecht (holandés), todos ellos contratados por la compañía holandesa de salvamento Smit Tak, arrastran al petrolero siniestrado.

Según Miguel Loredo, gerente de la empresa Fuera Costa Ibérica, a la que pertenece el remolcador Off Vigo, el peligro de marca negra en Canarias es muy lejano. "Las altas temperaturas que se dan en esa zona van a conseguir evaporar buena parte de la mancha de crudo. El resto se hundirá o desaparecerá después de emulsionarse en el agua", explicó. "Es cierto", añadió, "que la corriente dominante en esa zona trasladará la mancha de petróleo en dirección a las islas Canarias, pero antes de llegar allí ya se habrá dispersado".

Loredo criticó la utilización de dispersantes para controlar la mancha de crudo, porque, dijo, "generan muchísimos problemas en la fauna y flora del fondo del mar".

El remolcador Off Vigo ha participado en las operaciones de rescate desde el pasado día 21. Fue contratado por la empresa líder en salvamento, Smit Tak. Nada más tener noticia del siniestro, abandonó La Coruña para trasladarse al lugar del accidente, frente al litoral marroquí. Según Loredo, tanto la tripulación como los oficiales apenas in tentaron combatir el incendio y huyeron del petrolero, "como alma en pena".

El día 23 de diciembre, en medio de un fuerte temporal, el Fair Play 14 y el Off Vigo lograron trincar el barco, bajo la atenta mirada de una fragata de la Marina española y otra de la Marina marroquí. Durante los cinco días siguientes ocurrió de todo: la fragata española se marchó, perdieron el barco en dos ocasiones, el remolcador alemán se averió, y todo ello estuvo aderezado con tres borrascas de cierta intensidad. Finalmente, el día 29 amaneció relativamente tranquilo y tras hacerse de nuevo con el barco, esperaron órdenes de la compañía holandesa. Durante esos días comprobaron el estado del barco, cerciorándose de que uno de los dos tanques afectados había dejado de perder crudo, mientras el otro seguía expulsando petróleo.

[Por otro lado, dos patrulleras de la Armada han salido al encuentro del petrolero para impedir su entrada en aguas españolas en caso de que no cumplan las condiciones fijadas por la Dirección General de la Marina Mercante, informó ayer la cadena SER. Estas condiciones son: Garantía de que los tanques del petrolero se encuentran limpios y desgasificados; que su estela no contamine (que haya dejado de verter crudo al mar), que la operación sea supervisada por expertos españoles y que soliciten la entrada oficialmente.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de enero de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50