Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

George Bush asegura que revisa "sus opciones" frente a Panamá

La Casa Blanca reaccionó ayer con extraordinaria dureza verbal contra el hombre fuerte panameño, general Manuel Antonio Noriega, por la muerte de un teniente coronel de marines en Panamá. El presidente George Bush manifestó que estaba "revisando sus opciones" en relación al país centroamericano, aunque se negó a revelar si entre aquéllas se encontraba una intervención militar para derrocar a Noriega.

(Ayer se produjo un nuevo incidente entre militares de los dos países. Un cabo de las Fuerzas de Defensa de Panamá fue herido de bala por un oficial estadounidense. Fuentes del Comando Sur indicaron que el teniente norteamericano "se sintió amenazado" por el cabo cuando estaba en una lavandería, ante lo cual sacó su pistola y disparó, informa Efe).Bush declaró en una entrevista con las agencias internacionales de noticias que Panamá constituía "una de las frustraciones" de su primer año de mandato. "Todos los presidentes tienen opciones pero no anuncian cuales son", dijo, después de reunirse con su asesor de seguridad nacional, general Brent Scowcroft.

A su vez, el canciller panameño, Leonardo Kam, indicó que a través de los oficiales panameños de enlace con el Comando Sur del Ejército de EE UU, dos generales, MaxweIl Thurman y Marc Cisneros, mandaron un mensaje al general Manuel Antonio Noriega: Si no da suficientes explicaciones sobre la muerte del oficial, las tropas norteamericanas invadirán Panamá.

El portavoz presidencial, Marlin Fitzwater, en su reunión diaria con los periodistas acusó a Noriega de "falta de escrúpulos" y dijo que la muerte del marine era una prueba de "la brutalidad y perversidad con las que Noriega dirige los asuntos de Panamá". Fitzwater expresó su preocupación de que la declaración de un estado de guerra contra Estados Unidos aprobada la pasada semana por la Asamblea Nacional panameña constituya una invitación para el hostigamiento y, en este caso, el asesinato de norteamericanos.

Al ser cuestionado por los periodistas sobre el incidente, el teniente coronel de las Fuerzas de Defensa de Panamá Arnulfo Castrejón afirmó: "Ellos [los norteamericanos] son conscientes de que cometieron un error".

'Alerta Delta'

Por su parte, el secretario de Defensa, Richard Cheney, acusó a Noriega de crear "una atmósfera en la que los miembros de las fuerzas de defensa panameñas se permiten disparar contra norteamericanos desarmados". Las 12.000 tropas norteamericanas con base en Panamá han sido puestas en lo que el Pentágono denomina estado de alerta Delta, que confina a todos los militares estadounidenses dentro del recinto de las bases.Las Fuerzas de Defensa de Panamá también se mantenían en alerta, principalmente en el cuartel central, donde se produjo el pasado 3 de octubre una rebelión contra el general Noriega y que fue respaldada por el Comando Sur. Las unidades de elite de los militares panameños, Macho de Monte y Batallón 2.000, colocaron barricadas con camiones y autobuses en los accesos al cuartel, que está muy próximo a la sede del Comando Sur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 1989

Más información

  • Nuevo incidente entre militares de los dos países