Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guy Hermet: "Hay que convencer al ciudadano de que todo es inciertidumbre"

El hispanista francés presentó en Madrid su libro 'El pueblo contra la democracia'

El hispanista y ensayista político francés Guy Hermet, de 55 años, presentó ayer en Madrid su libro El pueblo contra la democracia, obra polémica en la que denuncia "el ritual sin fe" en el que se ha convertido la democracia en las sociedades desarrolladas y la complicidad de los ciudadanos con la "desfachatez" de los políticos profesionales. Hermet, que se define como "ácrata de derechas", afirma que "convencer al ciudadano de que todo es incertidumbre es la única ética posible en una democracia".

El pueblo contra la democracia, editado en España por el Instituto de Estudios Económicos, es, además de un título provocador, un arriesgado ejercicio de reflexión sobre la democracia en un momento en el que ésta es la suprema aspiración de millares de personas.Hermet plantea como hipótesis central de su obra la contradicción entre la nueva legitimación del capitalismo, adquirida gracias a su eficacia, y la pérdida de contenidos de su forma política: "Ahora todo el mundo adora el mercado, pero en el terreno político se dan dos fenómenos paralelos: uno es la deslegitimación del personal político, es decir, la tendencia al aumento de la abstención electoral y el desprecio creciente de la opinión pública por los políticos profesionales; el otro es el valor de la democracia, que no se pone en tela de juicio pero que a la vez no se sabe cuál es. Antes la gente aspiraba al sufragio universal, después a la igualdad económica, pero hoy día no hay nada que reemplace esos contenidos. La única definición de democracia es que es lo que tenemos nosotros y no lo que tienen los demás".

Pese a que Hermet niegue que su libro sea pesimista, ("reinventar la democracia no significa adherirse al mercado. Mi esperanza es que la gente pueda asumir sus transformaciones colectivas por sí misma"), el politólogo francés no ahorra descalificaciones contra la casta de los políticos: "La política es el deporte de permanecer en el poder y los políticos presumen de educadores. Frente a sus falsas certidumbres es necesario preparar al ciudadano para aceptar que todo es incertidumbre".

En este sentido, Hermet ejemplifica con la señora Thatcher cuya "revolución de las clases medias" británicas vino impulsada por un "ejercicio de sinceridad y por un lenguaje de incertidumbre, cruel pero no autoritario, pues son estos, los dictadores, los que ofrecen puras certidumbres. Siempre hay complicidad entre el autoritarismo de la cúspide y la del pueblo, convencida en las dictaduras y cínica en las democracias".

Tampoco quedan a salvo de sus críticas las minorías con capacidad para el boicoteo social ni por supuesto la Prensa, "instrumento de una clase profesional", que si bien cumple su objetivo de informar no es suficientemente autónoma.

Partidario de introducir el debate político en todos los foros, Hermet no considera alternativa al ecologismo, "es una ideología muy poco universal, que no está fundamentada en valores morales sino en temores", ni teme los riesgos del nacionalismo: "El miedo está en las mentes de los europeos occidentales. Centroeuropa rechaza el nacionalismo del Tratado de Versalles y en la URSS se vivirá un auge de lo ruso frente a lo soviético porque una sociedad no puede renunciar a su identidad durante un siglo".

Autor de varios libros sobre nuestro país como Los comunistas en España y Los católicos en la España franquista. Guy Hermet busca editor parasu última obra, en la que analiza la guerra civil española. Su tesis: "Franco fue un accidente. No sólo hubo una guerra civil sino también la conquista del poder por Franco".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de diciembre de 1989