Los agricultores españoles piden protección frente a las exportaciones del Este a la CE

Los productores hortofrutícolas españoles han solicitado el establecimiento de los correspondientes mecanismos de protección frente a la apertura de la Comunidad a las importaciones de algunos países del Este, como Polonia y Hungría.

La Administración española se ha dirigido ya a la Comisión de la Comunidad para solicitar una rebaja de arancel en el caso de las fresas.

Según manifestaciones del secretario general de la Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (Asaja), Antonio Castellanos, los sindicatos españoles no se oponen a la apertura de las fronteras con los países del Este si ello contribuye a la mejora de sus economías y un apoyo a sus cambios políticos. Las organizaciones agrarias entienden las medidas en este sentido aprobadas recientemente por la Comunidad. Pero para los agricultores, no es Posible abrir las fronteras a los productos agrarios si a la vez no se adoptan medidas compensatorias.

Reducción de tasas

La decisión de la Comunidad, adoptada a finales de noviembre, contemplaba una reducción de las tasas para las importaciones de diferentes productos agrícolas y ganaderos procedentes de Hungría y Polonia. Con este acuerdo se eliminaban las limitaciones cuantitativas a esas compras y se fijaban unas tasas reducidas para diferentes productos agrarios.

En el caso español, preocupan sobre todo las reducciones de tasas que tienen productos como las fresas, que se sitúan en el 13%, aunque la reducción de los aranceles afecta también a cerezas, pimientos, frambuesas jugos de manzana y carnes de abastos.

Por estar todavía en el período transitorio el proceso de integración, las medidas de liberalización previstas por la CE no afectan a su entrada en España, donde la Administración sigue negociando un mejor trato para las exportaciones hortofrutícolas. Sin embargo, según fuentes de la Federación de Productores, y Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex), se teme que se produzca una invasión de los mercados centroeuropeos, donde España tiene hoy ventas importantes.

El conjunto de las organizaciones agrarias de la Comunidad en el seno del Comité de Organizaciones Profesionales (COPA), en Bruselas, se han manifestado por la aplicación de medidas compensatorias para evitar el impacto negativo de esta nueva corriente importadora desde el Este.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 06 de diciembre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50