La bicicleta que el viento se llevó

Una escritora francesa, condenada por plagio de la obra de Margaret Mitchell

El libro La bicyclette bleue, uno de los mayores superventas de la literatura popular francesa, con más de seis millones de ejemplares, es un plagio de la novela Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell, según sentenció ayer la Sala Tercera del Tribunal de Gran Instancia de París. El tribunal condenó a Regine Deforges, autora de La bicyclette bleue, y a las ediciones Ramsay a pagar dos millones de francos (38 millones de pesetas) a los herederos de Margaret Mitchell y prohibió la edición o explotación de la novela francesa a partir de los ocho días de la comunicación del fallo.

La sentencia se produce tras más de dos años de una batalla jurídica iniciada por el Trust Company Bank, un banco de Atlanta (Georgia, EE UU) especializado en gestionar grandes herencias y que ostenta para todo el mundo los derechos de autor de la famosa novela, que se convirtió posteriormente en uno de los mayores éxitos de la historia del cine. Los demandantes pedían cinco millones de francos y un peritaje para averiguar el volumen total de los perjuicios causados, pero los jueces han rechazado esta pretensión.La bicyclette bleue es una saga publicada en tres tomos en los años 1982, 1983 y 1984, aunque el objeto del litigio han sido sólo las 94 primeras páginas. Regine Deforges nunca ha ocultado que se inspiró en Lo que el viento se llevó e incluso entre la cincuentena de agradecimientos de la novela está incluido el nombre de Margaret Mitchell. Deforges, sin embargo, siempre ha defendido que se trataba de una recreación, de un "juego literario".

La autora afirma que escribió La bicycelette bleue a petición, en 1979, del editor Jean-Pierre Ramsay, con el objetivo expreso de recrear la novela norteamericana, y que luego quiso retocar las 100 primeras páginas sin conseguirlo. Primero pensó situar la acción en la época merovingia, después en la Comuna de París y finalmente optó por hacer un gran fresco de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial.

El conflicto europeo sustituye, pues, a la Guerra de Secesión norteamericana y los campos de algodón del profundo sur se convierten en los viñedos de Burdeos. Pero la trama amorosa es la misma. La protagonista de La bicyclette bleue, Léa (Escarlata o'Hara) está enamorada de: Laurent (Ashley), que se casa con Camille (Melanie, interpretada en la película por Olivia de Havilland), mientras ella cae en brazos de François Tavernier (Rhett Butler).

Minucioso estudio

Después de un minucioso estudio comparativo efectuado por el tribunal, la sentencia considera que existen numerosas similitudes en la "intriga novelesca general, el plan del relato, la progresión dramática, las características físicas y psicológicas de los principales personajes, las relaciones que mantienen entre ellos, los trazos característicos principales; de ciertos personajes secundarios, un gran número de situaciones características y los resortes dramáticos a los que obedece la acción".El éxito inesperado del primer tomo de la saga, titulado La bicyclette bleue, tuvo continuación, en los otros dos, 101, avenue Henri Martin -del que se vendieron 400.000 ejemplares en tres día- y Le diable en rit encore, este último aparecido en 1984. Sin embargo, la querella no estalló hasta tres años después, una vez que la versión inglesa de La bicyclette bleue fuera publicada en Estados Unidos. El Trust Company Bank presentó dos demandas, una en París, recibida por los editores el 11 de agosto de 1987, y otra en Los Angeles, en enero de 1988. Los demandantes no pudieron impedir la salida de la novela en libro de bolsillo, al considerar un juez federal norteamericano que no había evidencias de plagio, pero el juicio sobre el fondo del asunto en Estados Unidos está aún pendiente.

Durante todos estos años, la editorial Ramsay ha cambiado dos veces de manos. Jean-Pierre Ramsay la vendió en 1981 a Gaumont y el pasado mes de enero fue adquirida por el precio simbólico de un franco por la propia autora Regine Deforges. La escritora poseía ya otra editorial, Ediciones Regine Deforges, creada gracias a los derechos de autor de La bicyclette bleue, cuyos beneficios totales se calculan en 1.900 millones de pesetas), antes de impuestos. Al amparo del éxito, el grupo cinematográfico Gaumont había previsto incluso rodar dos películas basadas en La bicyclette bleue, proyecto actualmente abandonado.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS