Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un técnico denuncia represalias por reflejar anomalías en la central nuclear de Cofrentes

La sección sindical de CC OO en la central nuclear de Cofrentes (Valencia) ha denunciado que la empresa propietaria, Hidroeléctrica Española (HE), ha tomado represalias contra un técnico que en el libro de actas de la central reflejó un incidente ocurrido el 2 de septiembre del año pasado, cuando en la terraza se derramó agua contaminada.José Manuel Garijo, ingeniero técnico que actuaba como supervisor químico en la central de Cofrentes, se encontraba trabajando el día que sucedió el incidente. Garijo pertenecía entonces a la empresa Net, SA, subcontratada por HE, y en el libro de actas de la central reflejó el incidente. En aquella ocasión, un fallo en una válvula produjo un escape de unos 2.000 litros de líquido radiactivo indebidamente almacenado en la terraza.

El líquido fue a parar a los colectores de aguas pluviales y, aunque en su momento tanto la dirección de Cofrentes como el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) negaron que saliera al exterior y llegara al río Turia, ayer José Manuel Garijo confirmó a EL PAÍS que el escape existió. EL CSN calificó de "graves en grado medio" las infracciones que propiciaron el incidente.

Al finalizar la contrata con Net, HE se comprometió con Garijo a incluirlo en la plantilla, cosa que finalmente no cumplió. Garijo piensa que fue una represalia por haber reflejado el incidente en el libro de actas. El Juzgado de lo Social número 8 de Valencia, en fallo dictado el pasado 24 de octubre, declaraba nulo el despido y condenaba solidariamente a HE y Net a readmitir al trabajador, con derecho, a su elección, a adquirir la condición de fijo en una u otra empresa. Garijo optó por HE, que se ha negado y ha optado por el despido con indemnización.

Garijo considera que se trata de una represalia de HE, que, en su opinión, quiere impedir que salgan a la luz incidentes como éste, que fue ocultado por la dirección de la central. Ésta incluso dificultó la investigación de Juan Carlos Lentijo, inspector residente del CSN, y no realizó unos análisis que estaba obligada a hacer, según declaró el citado supervisor en una comisión del Parlamento valenciano.

El trabajador despedido denuncia que la mayoría de los técnicos de la central son contratados y que no tienen períodos de formación ni de reciclaje. CC OO denuncia que la dirección de la central realiza por las noches o los fines de semana, cuando no está el inspector del CSN, algunas operaciones "conflictivas".

Este periódico no pudo obtener en la tarde de ayer la versión de ningún directivo de Hidroeléctrica sobre las represalias denunciadas por el técnico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 1989