Hablemos de Europa

El anuncio del encuentro en la cumbre del mes próximo entre George Bush y Mijail Gorbachov en el Mediterráneo ha sido muy bien recibido en Europa. Estados Unidos tiene buenas razones para adelantarse al régimen debilitado y/o más benigno de Moscú en el intento de mejorar las relaciones bilaterales, y los europeos esperan beneficiarse de forma que contribuya a suavizar las tensiones en el continente y facilite la normalización de las relaciones entre las dos potencias.Pero el proceso de cambio iniciado en Europa del Este, principalmente los acontecimientos de Alemania Oriental, hace probable que el centro de sus discusiones gire en torno a la futura estructura geopolítica del continente. Inevitablemente, algunos europeos han empezado a rimar Malta con Yalta y a preocuparse incluso porque estas relativamente debilitadas superpotencias puedan hacer un último intento de dictar la configuración futura de Europa, de sus dirigentes y sus habitantes. ( ... )

Los países occidentales deben seguir insistiendo en que se celebren unas elecciones libres y pluripartidistas en Alemania del Este, en primavera por ejemplo, para que las fuerzas de oposición puedan organizarse. ( ... ) Los aliados de la República Federal de Alemania no deben olvidar en medio de esta conmoción el papel que tienen que desempeñar. Hungría y Polonia han encabezado el proceso de, democratización, y sus necesidades son incluso más acuciantes. ( ... )

15 de noviembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de noviembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50