ARDE CENTROAMÉRICA

Borge: "Habrá elecciones en Nicaragua pase lo que pase"

"El proceso electoral en Nicaragua se llevará adelante pase lo que pase, haya o no haya guerra, haya acuerdo o no. Es la prioridad", declaró ayer Tomás Borge, ministro del Interior nicaragüense, en entrevista concedida a EL PAÍS en el transcurso de una visita privada a España. El dirigente sandinista, de 58 años, que acudió por la mañana a rendir homenaje a Dolores Ibárruri, destacó en esta entrevista la voluntad del Gobierno nicaragüense de aceptar cualquier resultado electoral."Nos hemos apuntado a un proceso totalmente democrático y, si gana cualquiera de los grupos opositores, el Gobierno sandinista no tendrá otra alternativa que reconocer esa victoria", declaró el comandante, que admitió, sin embargo, que descarta tal posibilidad. Tomás Borge resaltó la paz como prioridad sandinista tras su supuesta victoria. "El primer objetivo a corto plazo es consolidar la paz, acabar con esta guerra que tanta pobreza nos ha traído. Y el paso siguiente será retomar los programas sociales y económicos para la reconstrucción económica del país", manifestó.

El ministro nicaragüense, que se mostró muy duro con la opositora Unión Nacional Opositora (UNO), encabezada por Violeta Chamorro, a la que acusó de estar "en contra de la desmovilización de la contra", expresó un relativo optimismo con las negociaciones que estos días se han venido desarrollando en Estados Unidos, primero en Nueva York y hasta ayer en Washington. "Nuestra delegación tiene instrucciones de no retirarse sin alcanzar un acuerdo. Y vemos en el envío de un delegado por parte del Gobierno de George Bush un signo positivo", declaró.

¿Cuáles son sus requisitos mínimos para alcanzar un acuerdo? "Aparte de un alto el fuego bilateral, lo mínimo es la verdadera desmovilización de la contra", afirma el ministro. La retirada de los miembros del grupo antisandinista para el 4 de diciembre, acordada por los países centroamericanos en su cumbre de Tela (Honduras) el pasado agosto, es, según el ministro, condición indispensable para que se vuelva al alto el fuego.

El recrudecimiento de la guerra en El Salvador fue también un tema aludido por el ministro. "Nos duele ver cómo el Ejército bombardea a un pueblo. Nos recuerda los tiempos en que el dictador Somoza hacía lo mismo con nosotros".

El representante del Gobierno nicaragüense en el entierro de Pasionaria acogió positivamente los acontecimientos que se están produciendo en los países del Este. "Yo siempre dije que la cara gris de los socialistas europeos tenía que cubrirse con algo de colorete", afirma. "Pero el ruido que ha armado el derrumbe del muro de Berlín es imperceptible comparado con el estruendo que van a causar los derribos de otros muros el próximo decenio". Se refería así a las barreras que separan el Norte del Sur.

[En Washington, por su parte, la Comisión Internacional de Apoyo y Verificación (CIAV), árbitro del conflicto de Nicaragua, consiguió ayer que los sandinistas y los miembros de la guerrilla, los contra, reanudaran las conversaciones de paz que mantenían en Washington y que fueron rotas unilateralmente el pasado miércoles por la noche por los rebeldes, informa Albert Montagut.]

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de noviembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50