Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa dice que hay un SIDA espiritual, la "inmunodeficiencia de valores"

Juan Pablo II afirmó ayer en la clausura de la conferencia mundial sobre el SIDA, que en la base de dicha enfermedad existe una "preocupante crisis de valores", afirmando que existen dos tipos de SIDA: el físico y el espiritual y psicológico, que definió como "una inmunodeficiencia de los valores existenciales" y que se está revelando, explicó, `no menos importante de la física".Aunque no nombró la palabra "preservativo", el Papa fue muy severo en su discurso con este método de prevención del SIDA, afirmando que se trata de "medios y remedios moralmente ilícitos, que humillan la dignidad de la persona humana y violentan el sentido auténticamente humano de la sexualidad". Y añadió que por ello se trata sólo de "paliativos de una desazón profunda".

Dirigiéndose, en una especie de oración a los enfermos de SIDA, les dijo: "Vosotros, enfermos de SIDA, que conocéis la dureza de la cruz, no os sintáis solos, porque la Iglesia está con vosotros". Lo mismo que el primer ministro italiano, Giulio Andreotti, que habló también ayer a todos los especialistas llegados de medio mundo, el papa Wojtyla pidió una acción conjunta de todos los estados contra el SIDA sin tener en cuenta "cálculos políticos y económicos".

Por su parte, el arzobispo norteamericano John Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, hizo una petición para que en todo el mundo la prensa, la radio y la televisión lancen una campaña "a favor de la abstinencia sexual y de la castidad fuera de las relaciones matrimoniales, desde un punto estrictamente sanitario". Monseñor Foley añadió que "hacer publicidad del uso del condón empuja a un estilo de vida que puede resultar autodestructivo, ya que "los preseriativos no constituyen una defensa segura de los riesgos implícitos de las relaciones sexuales".

El coronel médico norteamericano Robert Redfield contó a la asamblea, creando gran sensación, que la primera causa de muerte entre los militares de su país, superior a los accidentes de auto, es el SIDA. Afirmó que cada año se infectan 600 militares, con una relación de dos hombres por cada mujer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 1989